Escritor: personal de ECHO
Publicado: 27/1/2020


La 26a Conferencia Internacional Anual de Agricultura de ECHO se celebró en noviembre de 2019. A continuación se presentan resúmenes breves de algunas de las sesiones plenarias y talleres. Éstas y otras charlas, vídeos y presentaciones de diapositivas están disponibles enn ECHOcommunity.org.

CHE 25 años después

(Bibiana MacLeod) 

Bibiana MacLeod, médico de Argentina, ha participado en desarrollo comunitario en Haití durante 25 años. Inicialmente operando de manera independiente como misionera, la Dra. MacLeod fue presentada al programa “Community Health Evangelism” (CHE) de Medical Ambassadors International durante un viaje predestinado a la República Dominicana. CHE es un enfoque de desarrollo holístico que aborda las necesidades físicas, espirituales, emocionales y sociales de las personas. Habiendo luchado para iniciar el cambio en las comunidades haitianas donde sirvió, la Dra. MacLeod vio la oportunidad de progreso a través de los principios de CHE.

CHE usa el acróstico, "METHOD" (MÉTODO por su nombre en inglés), como una forma de identificar las metas de su programa:

M para multiplicación. Los profesionales deben tratar de involucrar a la comunidad en cuestión de tal manera que permita la multiplicación orgánica de los principios de salud de CHE.

E para igual dignidad. Aunque ella misma era médico, la Dra. Macleod no se consideraba más ilustrada que los haitianos rurales con quienes trabajaba. Los consideraba iguales, y ellos mismos maestros de quienes podría aprender.

T para herramientas. La salud de la comunidad no puede progresar sin proporcionar las herramientas adecuadas para la educación y la aplicación. Entre ellas figuran el aprendizaje y la acción participativos (AAP) y las metodologías de liderazgo de servicio.

H para comprensión holística. CHE involucra a las comunidades en los niveles físico, espiritual y emocional. Cada uno de estos aspectos de la vida de un individuo afecta a su salud general.

O para sentido de apropiación por los habitantes locales. La Dra. MacLeod compartía la necesidad de una estrategia de salida; los profesionales del desarrollo deberían trabajar para legar su trabajo a los habitantes locales. 

D para desarrollo en lugar de ayuda. Los profesionales del CHE no ayudan de manera que se cree dependencia. En su lugar, los habitantes locales son plenamente agentes de cambio en CHE.

Quizás el aspecto más cautivante de la presentación de la Dra. MacLeod fue la narración de varios miembros de la comunidad con los que ha trabajado. Hubo historias de adopción, apropiación de la salud y nutrición física y emocional.

La Dra. MacLeod también fue transparente con lo que no funcionó en sus programas. Aprendió muchas lecciones durante sus 25 años en Haití, interactuando con las complejidades de la cultura y las dinámicas familiares, y usó algunas de ellas para informar y animar a la audiencia de la conferencia. Por ejemplo, destacó la importancia de los cambios tanto horizontales (a través de una comunidad) como verticales (a través de las generaciones), de modo que los problemas resueltos para una generación no regresen en las generaciones posteriores. 

Al terminar la presentación, nos quedamos con lo siguiente: "Cuando [los miembros de la comunidad] dicen: '¡Lo logramos!', saben que han tenido éxito". 

Aprovechar el valor de la diversidad de cultivos abandonados e infrautilizados

(Nadezda Amaya)

Muchos miembros de la red de la ECHO están trabajando para introducir cultivos infrautilizados en sus comunidades. Lograr que estos cultivos crezcan es una cosa; tratar de comercializar pequeñas cantidades de un cultivo relativamente desconocido es otra muy distinta. En su charla en plenario, Nadezda Amaya describió un proyecto que ayudó a aumentar la sensibilización sobre la chaya en Guatemala, primero utilizando una técnica llamada Evaluación Rápida del Mercado (RMA) para analizar la cadena de valor de la chaya, y luego introduciendo una serie de intervenciones basadas en los resultados. El proyecto, patrocinado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), fue ejecutado por Bioversity y organizaciones asociadas en Guatemala. 

Miles de especies abandonadas e infrautilizadas (NUS por sus siglas en inglés) existen en todo el mundo. Tienden a crecer incluso en condiciones difíciles, y también tienden a ser muy nutritivas. Estos cultivos pueden potencialmente llenar un nicho en el mercado, proporcionando ingresos a pequeños productores. Sin embargo, los pequeños productores suelen tener un acceso limitado a los mercados. 

Los cultivos NUS tienen algunos inconvenientes. Por ejemplo, pueden ser vistos como " comida de los pobres". Es posible que no existan cadenas de mercado para estos cultivos. Dado que se ha hecho poco fitomejoramiento y selección en la mayoría de NUS, puede que no rindan bien. 

La resistencia y las propiedades nutritivas de la chaya han sido reconocidas durante décadas, pero no se ha promovido ampliamente como un cultivo comercial. La chaya es autóctona de México, donde se cultiva ampliamente y se aprecia como parte integrante de las tradiciones y la cultura de los pueblos. La chaya es menos conocida en Guatemala. 

En el proyecto descrito por Amaya, se hizo un análisis de la cadena de valor en Guatemala para determinar los cuellos de botella, identificar las oportunidades de mercado, aprender sobre la participación de las mujeres en la producción y el uso de la chaya y buscar formas de empoderar a las mujeres. Sobre la base de los resultados del análisis de la cadena de valor, se hicieron esfuerzos para mejorar el acceso al mercado y la demanda. 

Utilizando el análisis RMA, los datos se recolectaron a través de una revisión de la literatura, entrevistas con personas en todos los puntos de la cadena de valor de la chaya, visitas al mercado y una evaluación de la aceptación de la chaya por parte de los consumidores. 

La cadena de valor de Chaya en Guatemala fue corta (Figura 9).

EDN146 figure 9 ESP

Figura 9. La cadena de valor de la chaya en Guatemala fue corta. Fuente: Cody Kiefer

Las hojas de chaya son perecederas y la cadena de valor no estaba muy organizada; sin embargo, la falta de demanda era el mayor problema. En el lado positivo, el RMA reveló que la chaya cuesta menos que otras hortalizas verdes. 

Amaya describió varias intervenciones para promover la chaya:

  1. La chaya se incorporó a los programas de alimentación escolar. Las hojas se usaron en tres de los 20 platos servidos en la escuela. Una dificultad logística fue que las escuelas necesitaban recibos oficiales de los agricultores para sus registros, pero pocos de los agricultores estaban equipados para dar recibos. 
  2. EDN146 figure 10

    Figura 10. Chaya emplatada en un plato de restaurante de alto nivel. Fuente: Nadezda Amaya

    La chaya se utilizó en platos servidos en restaurantes de alto nivel (Figura 10). Amaya citó a un chef que era un apasionado de la chaya y que ayudó a aumentar su visibilidad: "Tenemos que usar la cocina como una herramienta de desarrollo". 
  3.     El programa trabajó con la industria procesadora para usar la chaya para hacer productos de valor agregado. Amaya comentó que ahora es un buen momento para aprovechar el movimiento del sector privado hacia el abastecimiento responsable. Muchas empresas están buscando formas de invertir en prácticas socialmente responsables.
  4. Las actividades de promoción ayudaron a difundir la información sobre la chaya mediante publicaciones en los medios de comunicación social, una conferencia, conferencias de prensa, muestras de alimentos en los mercados y vídeos en línea. 

Amaya concluyó su charla con una historia de advertencia. La quínoa solía ser un NUS. En las últimas décadas, ha tenido una demanda tan alta que la mayoría de los agricultores que cultivan quinua ya no la comen ellos mismos, sino que la venden para obtener ingresos y compran alimentos menos nutritivos para sí mismos. Amaya comentó que se debería alentar a las familias de agricultores a comer mejor ellos mismos primero, y luego a vender sus excedentes. 

Productos de fruta de pan: potencial comercial sin explotar 

(Mary McLaughlin)

Mary McLaughlin es la presidenta y fundadora de la Trees that Feed Foundation (TTFF), que ayuda a sembrar árboles para alimentar a las personas, proporcionar empleos y beneficiar al medio ambiente. 

Aunque la fundación TTFF trabaja con muchos tipos de árboles frutales, lo más común es que distribuya árboles de fruta de pan. En su charla plenaria en la EIAC 2019, McLaughlin habló sobre el potencial comercial sin explotar que existe detrás de los productos elaborados con fruta de pan. 

Los árboles de fruta de pan crecen a lo largo del ecuador, en muchas zonas de gran inseguridad alimentaria. McLaughlin describió la fruta de pan como una "papa en un árbol", conocida sobre todo como fuente de carbohidratos, pero compartió que también contiene magnesio e importantes vitaminas. 

Para los que tienen un árbol de fruta de pan, el rendimiento tiende a ser "fiesta o hambruna". Un árbol maduro puede producir 300 frutos grandes por año, pero todos maduran al mismo tiempo, demasiados frutos para que una familia los coma antes de que se echen a perder. Sin embargo, la pulpa de una sola fruta, deshidratada y molida, puede producir una libra de harina que puede ser utilizada para hacer gachas y otros productos. La harina de fruta de pan tiene una vida útil de dos años y presenta muchas otras ventajas. Por ejemplo, la harina no contiene gluten, lo que constituye un punto de venta en un momento en que muchos clientes buscan alternativas al trigo y otros granos que contienen gluten.

Aún así, exportar fruta de pan o harina de fruta de pan no es fácil. Hay que poder proporcionar grandes cantidades de fruta de pan de calidad constante. Se necesita equipo comercial, etiquetas y empaques. También necesita averiguar cómo enviar y comercializar su producto. Debido a algunos de estos obstáculos, cuando la Fundación TTFF ayuda a establecer una fábrica, ofrece comprarles harina de fruta de pan por dos años.

La Fundación TTFF ha trabajado con productores y procesadores para ver cómo transformar fruta de pan en chips, harina, fruta de pan frita y más. La organización mantiene una lista de contactos para las personas que cultivan fruta de pan, que incluye la latitud, la longitud y la información de contacto de cada productor. Esto facilita a las empresas que buscan fruta de pan encontrar y contactar a personas cerca de ellas que la cultivan para la venta. 

La forma en que TTFF distribuye los árboles es única, y fomenta los trabajos locales. Cuando una organización contacta a la TTFF para conseguir árboles, ellos suministran los árboles a través de un sistema de cupones. TTFF contacta y paga a un proveedor local para que proporcione los árboles. (Un pedido mínimo es de 500 árboles si los importa de cámaras de cultivo a gran escala en Europa y Estados Unidos. La forma más fácil de adquirir árboles es obtenerlos de alguien que los cultive en su propio país, porque se necesitan permisos de importación para enviar los árboles a otro país). 

La Fundación TTFF recomienda plantar la fruta de pan a un espacio de 11 m (35 pies) entre los árboles, con plantas intercaladas entre ellos. Generalmente toma tres años antes de que los primeros frutos estén listos, y cinco años para alcanzar la plena producción. 

La Fundación TTFF ha desarrollado un secador solar híbrido (Figura 11) para secar eficientemente la fruta de pan y otros frutos. McLaughlin comentó que este secador funciona bien en una situación de comunidad. Los miembros de la comunidad que se inscriben para utilizar el secador solar traen sus propias bandejas metálicas (con agujeros en el fondo para facilitar el flujo de aire), y se turnan para utilizar el secador. 

EDN146 drier figure

Figura 11. Secador solar híbrido con fleches que muestran el flujo de aire y las piezas descritas. Fuente: Trees that Feed Foundation (https://www.treesthatfeed.org/resources/891-2).

Taller sobre las larvas de la mosca negra soldado

(JC Barrios)

El suministro de proteínas al ganado es una parte vital del manejo de la nutrición animal en los trópicos. Encontrar ingredientes de piensos que sean ricos en proteínas y/o abundantes puede ser un gran obstáculo. 

Las larvas de la mosca soldado negra (BSFL por sus siglas en inglés) son un ingrediente para piensos con alto contenido proteínico nativo de América, pero que ahora se encuentra en gran parte de los trópicos debido al comercio mundial. JC Barrios, Gerente de Animales de HEART, compartió sus fracasos, éxitos y consejos para construir y mantener un sistema de BSFL apropiado para alimentos para el ganado durante su presentación del taller de la tarde en la conferencia. Para detalles sobre el ciclo de vida de la BSFL, pupación y datos numéricos, ver la presentación de JC en ECHOcommunity.org.

Los sistemas de la BSFL varían en tamaño, dependiendo de la cantidad de material disponible para alimentar a las larvas y de la cantidad de larvas que se quiera producir. La figura 12 muestra un sistema más pequeño, basado en un cubo (Figura 12A) y una foto y un dibujo de un diseño mucho más grande (Figura 12B, C). Se pueden encontrar más fotos del diseño más grande en la presentación de JC.

EDN146 BSFL figure ESPFigura 12. Sistemas BSFL. A muestra un sistema más pequeño en un cubo, mientras que B y C muestran un sistema más grande que JC construyó y colocó dentro de un área de producción de pollos en HEART. Fuentes: JC Barrios y Stacy Swartz

Durante su taller, JC compartió algunos de sus fracasos y "lecciones aprendidas":

Alimento para BSFL:

  • Buena materia prima: cualquier cosa alta en proteínas, carbohidratos/almidones o grasas. Estos incluyen sobras de la cocina, productos lácteos, frutas, granos de café, vísceras y alimentos fermentados; la cebolla y el ajo se pueden añadir en pequeñas proporciones.
  • No alimentar con: animales enfermos, semillas, cartón, astillas de madera, trozos de papel, cosas con alto contenido de fibra, artículos contaminados con pesticidas.
  • Asegúrese de separar los grupos de alimento y mantener la materia prima aireada.
  • Asegúrese de que el comedero drene bien. El lixiviado puede utilizarse para fertilizar las plantas. 

Consejos para el éxito:

  • Para atraer a las hembras de moscas soldado negras para que pongan sus huevos en un sistema recién construido, coloque maíz agrio o cartón en un frasco (ver presentación para las fotos). Las hembras pondrán sus huevos en el cartón o en los granos de maíz. 
  • Las BSFL evitan activamente la luz. Mantenga él elemento captador en la sombra, fuera de la luz solar directa. Puede poner una tela de sombra, una bolsa de alimento o un saco de arpillera sobre la materia prima para mantenerla a la sombra. 
  • Un mal olor es un signo de un mal recipiente. 
  • Cuando las larvas se preparan para pupar, se arrastran lejos del área de alimentación. En la figura 12C, los extremos angulares del recipiente están diseñados para canalizar las larvas mientras se preparan para pupar, de modo que puedan ser recogidas y alimentadas por los animales. Si las larvas no se arrastran fuera, el lecho de alimentación puede estar demasiado seco y/o puede no haber suficiente comida. También es una mala señal si las larvas se arrastran fuera de forma prematura.
  • Para evitar que las hormigas entren en el sistema, ponga las patas del alimentador en recipientes llenos de una mezcla de agua y jabón líquido. 

Alimentación del ganado con biocarbón

(Noah Elhardt)

Noah Elhardt vive en Senegal, donde trabaja en el Proyecto Beer-Sheba Project, una finca de capacitación con una explotación ganadera comercial. En una charla vespertina en la conferencia de noviembre en Florida, se refirió a un uso único del biocarbón que le pedimos que elaborara para EDN.

Tanto el carbón como el biocarbón son términos que describen las piezas carbonizadas derivadas de la madera u otros materiales orgánicos como la fibra de coco, el bambú, los huesos o la cáscara de arroz. El biocarbón ha llamado la atención recientemente como un aditivo del suelo que puede aumentar la fertilidad del suelo y el contenido de materia orgánica. Sin embargo, la labor que supone producir, dispersar e incorporar el biocarbón puede desanimar a muchos agricultores a utilizarlo. En el Proyecto Beer-Sheba, nos encontramos recientemente con un uso innovador del biocarbón que tiene beneficios en cascada en múltiples áreas de nuestra finca.

Históricamente, el carbón se ha usado en el tratamiento médico de humanos y animales. Más recientemente, algunos ganaderos han comenzado a utilizar el biocarbón como un suplemento alimenticio regular para mejorar la salud del ganado y la ingesta de alimentos. En una recisión reciente de bibliografía (Schmidt et al., 2019) se resumieron los resultados de 112 documentos científicos relacionados con el uso del biocarbón como suplemento alimenticio para el ganado vacuno, las cabras, los cerdos, las aves de corral o los peces. En la mayoría de esos estudios, el biocarbón tuvo un efecto positivo: mejoró la digestión de los animales, redujo las toxinas, aumentó la eficiencia de los piensos, mejoró la calidad de la carne, redujo los olores del estiércol y/o redujo los costos de veterinarios. Estos beneficios por sí solos podrían hacer que el uso del biocarbón sea atractivo y rentable en muchos contextos. (En raras ocasiones, se encontró que el biocarbón se unía a los carotenoides o la vitamina E, lo que los hacía menos disponibles para el ganado; esto podría limitar su uso a largo plazo en algunos casos). El biocarbón puede añadirse a la mayoría de las raciones de pienso. Típicamente, los agricultores añaden biocarbón al 0,5%-2% del peso total de la materia seca del alimento.

Cuando el biocarbón pasa por el tracto digestivo de un animal, se une a los nutrientes útiles para el crecimiento de las plantas. Esto es beneficioso por dos razones principales. En primer lugar, el biocarbón ya está precargado de nutrientes cuando el animal lo excreta en el estiércol. En segundo lugar, algunos de estos nutrientes del estiércol se pierden normalmente en la atmósfera (por volatilización) o por lixiviación; la presencia del biocarbón ayuda a mantener esos nutrientes en su lugar. Ya sea que el estiércol se composte o se aplique directamente a un campo, su valor mejora con el biocarbón que contiene.

En Senegal, pastoreamos nuestro ganado en forma intensiva directamente en los pastos. Durante nuestra temporada de lluvias, los escarabajos peloteros están activos. Incorporan el estiércol en túneles debajo o cerca de las bostas de las vacas, donde sus crías lo descomponen aún más. Un estudio en Australia encontró que cuando el biocarbón era alimentado al ganado, los escarabajos peloteros lo incorporaban hasta 40 cm por debajo de la superficie de sus pastos (Joseph et al., 2015).

Según las investigaciones en curso, los beneficios del biocarbón para la producción de plantas pueden variar ampliamente en función del tipo de suelo, el clima y la biomasa utilizada para fabricar el biocarbón (Kalus et al., 2019). Sin embargo, cuando el biocarbón se utiliza como suplemento alimenticio, la mejora de la salud del suelo es sólo uno de una serie de beneficios en cascada en toda la finca. Aparte de la producción de biocarbón, la mayor parte del trabajo de carga, distribución e integración del biocarbón lo realizan los animales o mediante los usos existentes del estiércol. 

Referencias y lecturas adicionales

Joseph, S., D. Pow, K. Dawson, D. Mitchell, A. Rawal, J. Hook, S. Taherymoosavi, L. Van Zwieten, J. Rust, S. Donne, P. Munroe, B. Pace, E. Graber, T. Thomas, S. Nielsen, J. Ye, Y. Lin, G. Pan, L.I. Lian-Quing, and Z. Solaiman. 2015. Feeding biochar to cows: An innovative solution for improving soil fertility and farm productivity. Pedosphere 25:666–679. 

Kalus, K., J.A. Koziel, and S. Opaliński, 2019. A review of biochar properties and their utilization in crop agriculture and livestock production. Applied Sciences 9:3494. 

Schmidt H., N. Hagemann, K. Draper, and C. Kammann. 2019. The use of biochar in animal feeding. PeerJ 7:e7373 https://doi.org/10.7717/peerj.7373.