Escritor: Tim Motis
Publicado: 26/4/2019


En agosto de 2018, asistí al 30o Congreso Internacional de Horticultura en Estambul, Turquía. Fue una excelente oportunidad de conocer a sus científicos y escuchar charlas sobre temas hortícolas, muchos de los cuales son pertinentes a la red de ECHO. Aquí una sinopsis de unas cuantas de esas charlas.

Ácido salicílico para mejorar la tolerancia al estrés

Hubo varias presentaciones sobre ácido salicílico (SA por sus siglas en inglés), una fitohormona que incrementa la resistencia a las enfermedades y la tolerancia a factores de estrés como el calor, el frío y la sequía. Una forma de SA llamada ácido acetilsalicílico (ASA por sus siglas en inglés) es el ingrediente activo de la aspirina, una medicina comúnmente disponible con la cual está familiarizada la mayoría de las personas. Asistí a una charla por M.R. Shaheen, que observó que rociar las hojas de la planta de tomate con una concentración de 1.5 mM (milimolar) de SA mejoró la capacidad del cultivo para resistir temperaturas altas (40°C). La investigación más formal se hace con SA de nivel de laboratorio en lugar de con tabletas de aspirina, pero Shaheen compartió que puede utilizarse aspirina. Si bien la aspirina no debe considerarse un sustituto para buen manejo de la finca, podría aumentar el desempeño del cultivo en situaciones de crecimiento que son menos que ideales.

Como con toda nueva práctica, minimice el riesgo experimentando con un número pequeño de plantas. Trate de variar la concentración, el intervalo de aplicación o el método de aplicación. No haga la concentración demasiado alta; evite utilizar más de dos tabletas de aspirina por galón de agua. Dependiendo de la pureza de las pastillas, dos tabletas de aspirina de 325 gramos disueltas en 3.8 litros (1 galón) de agua es el equivalente a cerca de 1mM de ASA. Senaratna et al. (2000) informaron efectos negativos con más de 1 mM de ASA en plantas de frijol y tomate.

Al rociar las plantas con la solución de ASA, el tiempo importa. Shaheen recomendó rociar las hojas de tomate cuando las temperaturas del aire alcanzan 32°C y/o al momento de la floración. No recuerdo si él roció SA más de una vez después de cada uno de estos eventos. Buscando en línea, encontré ejemplos de éxito con SA o ASA aplicados en momentos específicos (p.ej. etapas de crecimiento o cuando se alcanzan temperaturas limitantes del rendimiento, niveles de humedad del suelo o poblaciones de plagas) o intervalos específicos (p.ej. cada dos a tres semanas). Un enfoque como el de Shaheen levantaría las defensas de la planta en etapas críticas del crecimiento y cuando las plantas están expuestas a condiciones adversas.

Además de rociados foliares, el ASA puede aplicarse empapando el suelo con la solución o remojando semillas en él. Senaratna et al. (2000) encontraron que agua conteniendo 0.1 a 0.5 mM de ASA aumentaba la tolerancia de las plántulas de frijol y tomate a múltiples estreses (calor, frío y sequía). Esto ocurrió cuando las semillas se remojaban en el agua de ASA durante 24 horas antes de sembrarlas, y también cuando la solución se utilizaba para saturar el suelo de plántulas de dos semanas de edad en macetas

Prácticas post-cosecha para una vida útil de frutas y verduras más larga

Se dedicó una serie de charlas a la reducción de las pérdidas post-cosecha de alimentos perecederos. A continuación unas cuantas técnicas prácticas que se abordaron para el mango y el tomate.

Opciones de procesamiento para el mango

La Sra. Atiqur Rahman habló sobre varias prácticas utilizadas en Bangladesh para extender la vida útil de los mangos: embolsar la fruta pre-cosecha, una herramienta para cosechar que minimiza el daño a la fruta, uso de cajillas plásticas apilables, y tratamiento con agua caliente. Estas prácticas son más aplicables para productores que venden sus mangos en mercados distantes. Abajo se encuentran resúmenes de las prácticas, los cuales se basan en partes de la charla de Rahman, una publicación de la FAO (2018) (en la cual aparece Rahman como colaboradora), y un documento sobre extensión de vida útil por Brecht et al. (2017). Estos dos últimos documentos están bien ilustrados con fotos y contienen información adicional sobre éstas y otras prácticas post-cosecha.

Asegurar la calidad de la fruta: Para conseguir los mejores precios del mercado, coseche mangos maduros que todavía están verdes o están comenzando a adquirir color. Estos mangos maduran adecuadamente fuera del árbol y no son tan susceptibles a golpes y deterioro como la fruta totalmente madura. Coseche mangos sazones (de madurez fisiológica) si aplica a las frutas tratamiento con agua caliente (tratado más adelante). Un indicador usualmente utilizado del estado sazón es un ensanchamiento de la fruta en el pedúnculo, que resulta en “hombros” (véase página 35 de Brecht et al. 2017). Tenga cuidado de no cosechar demasiado temprano, pues esto lleva a poco sabor. Mantenga las frutas libres de manchas, como cicatrices por insectos que se alimentan y daño por el viento; manchas de látex (savia); defectos relacionados a enfermedad; y daño mecánico debido a manipulación inadecuada.

EDN143 Figure 5

Figura 5. Embolsado de fruta de mango en Myanmar. Fuente: Brian Flanagan

Embolsar la fruta pre-cosecha: Esto se hace para reducir el daño por insectos y para mejorar la calidad de la fruta en general. Seis o siete semanas después de la formación del fruto, coloque una bolsa de papel sobre cada mango y amarre la bolsa en el pedúnculo de la fruta (para evitar que la bolsa se caiga de la fruta; Figura 5). Deje las bolsas en las frutas en el árbol hasta la cosecha. Busque informes de investigación por Rathore and Pal (2016) y en Islam et al. (2017) para obtener información sobre cómo mejorar la retención y la calidad de la fruta.

Uso de una herramienta apropiada para cosechar: Esta herramienta consiste de un palo con una cuchilla para cortar la fruta y una red recogedora para impedir que la fruta caiga al suelo (Figura 6). Dejar unos cuantos centímetros de pedúnculo adherido a la fruta reduce el derrame de savia/látex sobre la fruta.

EDN143 Figure 6

Figura 6. Ejemplos en Myanmar de una herramienta para cosechar mango equipada con una red recogedora y orillas con una cuchilla para cortar los pedúnculos de la fruta. Note las hojas de sierra  pequeña utilizadas en la herramienta a la derecha.  Fuente: Brian Flanagan

Eliminación del látex de la fruta: Este paso y el tratamiento con agua caliente se hacen en el área de empaque. Al eliminar el látex se mejora la apariencia de la fruta y sus salidas al mercado al prevenir manchas de savia. Use una tijera de podar para cortar el pedúnculo que se dejó en la fruta al cosecharla. Luego coloque las frutas sobre una malla metálica o plástica con el pedúnculo hacia abajo. Deje que el látex gotee hacia el suelo debajo de la rejilla por unos 30 minutos.

Tratamiento con agua caliente: Ésta es una forma no química de minimizar defectos causados por enfermedades post-cosecha —pudrición del pedúnculo y antracnosis. Para algunos mercados, es un requisito para controlar la larva de la mosca de la fruta. Esta práctica es quizás la más difícil de implementar. Los productores que utilicen el tratamiento con agua caliente deben cosechar las frutas en estado sazón, pues las frutas verdes son menos susceptibles a lesión por tratamiento térmico que las que tienen color. Coloque las frutas en una tina de agua calentada a 55°C durante 5 a 10 minutes; revuelva el agua, ya sea manualmente o con una bomba, para asegurar una temperatura uniforme en toda la tina. El tratamiento con agua caliente acelera la maduración, de modo que si las frutas van a enviarse a largas distancias, después del tratamiento con agua caliente enfríelas en agua del grifo durante 10 minutos a temperatura ambiente. Steve Sargent (2019), especialista post-cosecha en la universidad de Florida, comentó:

Los tratamientos con agua caliente pueden ser eficaces para control del decaimiento, pero debe tenerse cuidado de evitar lesiones por tratamiento térmico, de modo que enfriar con agua a temperatura ambiente es una buena práctica. Un tema clave con todo tratamiento con agua es el saneamiento. Nosotros recomendamos 150 ppm de cloro libre en todo tipo de agua para matar hongos en particular; por supuesto eso también matará bacterias que producen decaimiento y bacterias patógenas para el ser humano. [Sin adición de cloro], el agua se transforma en una sopa de inoculación. Para mejores resultados, el pH de la solución debe ser de 6.8 a 7.2.” 

Utilizando una calculadora para dilución de cloro en línea, 150 ppm de cloro en 1 litro de agua se logra con 3ml de lejía que contenga hipoclorito de sodio al 5.25%. Sargent también advirtió que los protocolos para el tratamiento con agua caliente (para temperatura del agua, equipo y otros aspectos del proceso) son muy estrictos para exportar mangos a Estados Unidos (USDA-PPQ 2016).

Cajillas apilables: Las frutas procesadas se colocan en cajillas con agujeros a los lados para ventilación. Las cajillas se forran con papel limpio, sacos de yute o plástico, para amortiguar a las frutas contra lesiones durante el transporte al mercado. Cuando no hay cajillas plásticas disponibles y en su lugar se utilizan cestas, ayuda forrarlas con material amortiguador por la misma razón

Temas de comercialización del tomate y opciones de secado

Las presentaciones por J.W.H. van der Waal y O. Oyedele trataron sobre la cadena de suministro del tomate en Nigeria. Oyedele recogió datos de 16 productores de tomate en el estado de Oyo. Casi dos tercios (65%) de esos productores vendía sus tomates en mercados rurales, comparado con sólo el 21% que vendía su producción en mercados urbanos. Estos últimos ofrecían precios más altos y acceso a una mayor población, pero los mercados rurales están más cerca de los campos de los productores, que citaron el carácter perecedero del producto y la fluctuación de precios como dos principales limitaciones para la comercialización.

Van der Waal evaluó métodos de transporte del tomate y encontró que el uso de cajillas plásticas ayudaba a preservar la calidad de la fruta durante el transporte a los mercados. Las cajillas reducen el daño a la fruta debido a sus lados lisos, agujeros para ventilación y el hecho de que pueden apilarse sin aplastar los tomates al fondo colocados en la plataforma de un camión. Las pérdidas de fruta se redujeron del 30% con cestos tejidos—que pueden usarse sólo una vez—al 12% con las cajillas. Van der Waal señaló que en Nigeria se encuentran las cajillas, pero que su uso a menudo es limitado porque los productores no quieren arriesgarse a perderlas en la cadena de suministro.

EDN143 Figure 7

Figura 7. Secador de caja elevado en Tanzania. Fuente: Stacy Swartz

El precio del tomate varía según la época del año, la calidad de la fruta y la distancia a los mercados. Se discutió sobre la siembra escalonada y el secado de la fruta como dos opciones para hacer frente a las fluctuaciones de precio. La siembra puede hacerse en forma escalonada con éxito en áreas donde exista un período suficientemente largo en el cual puedan sembrarse tomates (p.ej. no demasiado caliente/seco o húmedo; el riego es útil). El secado extiende el tiempo durante el cual puede venderse la fruta, y permite a los productores comercializar su fruta de descarte, fruta que está bien para comerse pero es pequeña o deforme. Secar tomates en una plataforma elevada o mesa (Figura 7) resulta en una mayor calidad de la fruta que si se seca en el suelo, donde es fácilmente contaminado por el polvo, la arena y los animales. Un artículo titulado Modernizing tomato production in Nigeria(Umar 2019) resalta algunos de los problemas con el secado de tomates en el suelo.

Cámaras de frío cero energía

EDN143 Figure 8

Figura 8. Cámara de enfriamiento por evaporación en AVRDC en Tanzania, hecha con ladrillos. Fuente: Stacy Swartz

Para prolongar la vida útil de productos, frutas y hortalizas frescos tienen que almacenarse bajo condiciones frescas, húmedas. Las temperaturas frescas extienden la vida de los productos cosechados al retrasar la maduración. La humedad reduce la pérdida de agua, impidiendo que frutas y verduras se sequen y arruguen. Si bien los refrigeradores pueden proporcionar condiciones frías, húmedas, son caros para comprarse y mantenerse. Las cámaras de frío cero energía (ZECC por sus siglas en inglés) son una alternativa de bajo costo. W.B. Legesse presentó trabajo sobre ZECC que fueron probadas por el AVRDC (World Vegetable Center) en Mali. Este enfoque hace uso de materiales porosos y el efecto enfriador de la evaporación. Un ejemplo de enfriamiento por evaporación es el método de olla-dentro-de-olla descrito en EDN 89. Una vasija de barro conteniendo frutas/hortalizas se coloca dentro de otra olla de barro un poco más grande. El vacío entre las dos ollas se llena con arena, que se mantiene húmeda. Los productos en la olla interna se enfrían a medida que el agua se evapora a través de los lados de la olla externa. La evaporación, con el enfriamiento asociado, sucede siempre y cuando el aire alrededor no esté ya saturado con humedad. Por esa razón, las ZECC funcionan mejor en condiciones cálidas, secas. El centro en Mali experimentó con ZECC hechas con ollas de barro, sacos de yute, paja y (véase en la Figura 8 un ejemplo de una ZECC hecha con ladrillos). Todos estos materiales redujeron la temperatura, pero los sacos y la paja se secaron con mayor rapidez – y tenían que ser re-humedecidos con más frecuencia— que las ollas de barro y los ladrillos.

Si desea enlaces con más información, véase los siguientes sitios web:

Referencias

Brecht, J.K., S.A. Sargent, A.A. Kader, E.J. Mitcham, F. Maul, P.E. Brecht, and O. Menocal. 2017. Mango Postharvest Best Management Practices Manual – HS1185 (revised), (ed. J.K. Brecht). National Mango Board and UF/IFAS.

FAO. 2018. Post-harvest Management of Mango for Quality and Safety Assurance: Guidance for Horticultural Supply Chain Stakeholders. Rome.

Islam, M.T., M. Shamsuzzoha, M.S. Rahman, M.M. Haque, R. and Alom. 2017. Influence of pre-harvest bagging on fruit quality of mango (Mangifera indica L.) cv. Mollika. Journal of Bioscience and Agriculture Research 15(1):1246-1254.

Rathore, A.C., and A.K. Pal. 2016. Pre-harvest fruit bagging improves fruit quality of mango in Doon Valley. HortFlora Res. Spectrum, 5(1):84-85.

Sargent, S. 2019. Comunicación personal.

Senaratna, T., D.H. Touchell, E. Bunn, and K. Dixon. 2000. Acetyl Salicylic Acid (Aspirin) and Salicylic Acid Induce Multiple Stress Tolerance in Bean and Tomato Plants. Plant Growth Regulation 30(2):157-161.

Umar, Z. 2019. Modernizing Tomato Production in Nigeria. Deutsche Welle.

U.S. Department of Agriculture. 2016. Plant Protection and Quarantine. Treatment manual. Animal and Plant Health Inspection Service.