En un mundo donde el hambre y la pobreza son temas que afectan a un gran porcentaje de la población, la tecnología y la educación son deficientes y los recursos agrícolas a menudo son escasos, un productor se siente agradecido por los cultivos de bajo mantenimiento que cosechará con un mínimo insumo de esfuerzos y recursos. La espinaca de Lagos (Celosia argentea) es uno de esos cultivos. Una hortaliza de hojas poco conocida y subexplotada, C. argentea es un cultivo que es fácil de sembrar, crece en la mayoría de los climas y suelos, soporta la sequía y el calor, y presenta pocos problemas relacionados con plagas y enfermedades, es fácil de preparar, altamente nutritiva, sabe bien, y produce grandes cantidades de semillas. ¡Uno no puede menos que preguntarse por qué una planta así es tan poco conocida!