Cuando el material orgánico se descompone bajo condiciones anaeróbicas, produce biogás, que es una mezcla de metano (CH4) y dióxido de carbono (CO2) con pequeñas cantidades de hidrógeno, nitrógeno, monóxido de carbono y otros componentes. El biogás puede utilizarse como fuente de combustible para cocinar, calentar, alumbrar o incluso surtir de combustible a un generador. Un digestor de metano es un dispositivo utilizado para producir y capturar este biogás. Existen muchos diseños para digestores de metano, que van desde modelos grandes y complejos hasta pequeños y sencillos. Este documento cubrirá 2 tipos principales de digestores: digestores de flujo discontinuo y digestores de flujo continuo; y 2 principales tipos de colectores de gas: colectores tubulares y colectores flotantes.