Escritor: Dr. Tim Motis
Publicado: 1/1/2014


El caupí (Vigna unguiculata) es una leguminosa versátil cultivada para el consumo humano así como también para la mejora de suelos y forraje para animales. Es el segundo grano leguminoso más sembrado en África (National Research Council, 2006). Aunque se cultiva en el trópico y por tanto es familiar para los pequeños productores, casi con seguridad existen variedades que los productores de un área dada no conocen y que podrían mejorar la resistencia y productividad de sus campos. 

Antecedentes y beneficios 

La mayoría de los tipos de caupí cultivados por productores en pequeña escala en el trópico han sido ya sea variedades de maduración temprana cultivadas como legumbre (frijoles secos) o de maduración tardía cultivadas principalmente por sus enredaderas que son usadas como forraje para animales. Algunos productores nigerianos han aumentado sus ingresos anuales en un 25% a través de la venta de forraje de caupí durante el pico de la temporada seca (Dugie et al., 2009), cuando el ganado tiene poco pasto. En años recientes se ha visto un énfasis en la investigación —por parte del Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA), por ejemplo— sobre variedades de doble propósito con un aumento de la producción tanto de granos como de biomasa vegetativa. 

Las variedades de doble propósito generalmente poseen un hábito de crecimiento más diseminado o semi-erecto, que las variedades erectas tipo arbusto seleccionadas para las cosechas mecanizadas. Tal como se mencionó anteriormente, el aumento de biomasa es útil para forraje animal. El crecimiento extenso de la enredadera de una buena variedad tipo rastrero puede también desempeñar un papel importante como abono verde, siempre y cuando se deje algo de la biomasa en el campo. En el trópico cubrir los suelos es especialmente importante donde están sujetos al calor intenso del sol. 

Investigaciones de ECHO realizadas en Sudáfrica han demostrado el impacto benéfico de la variedad de caupí de enredadera larga sobre la fertilidad del suelo. Por 6 meses después de la siembra se semilla sin insumos de fertilizantes y precipitación de lluvia de <700 mm en un suelo con el 87% de arena, una variedad de caupí de crecimiento bajo (IT98D-1399) de AVRDC/ICRISAT-Níger produjo 3.4 t/ ha de biomasa seca, encima del suelo cuando plantamos en un espaciamiento de 50 X 50 cm. Esa cantidad de biomasa contenía 90 kg/ha de nitrógeno. Cuando las enredaderas se dejaron sobre la superficie del suelo la concentración de nitrato en el suelo—seis meses después de sembrar las semillas de caupí—aumentó de 7-8 partes por millón (ppm) en suelo descubierto y en parcelas maleza-barbecho a 14 ppm con caupí. 

Donde el caupí crece mejor 

Al ser un cultivo de temporada calurosa (25-35 °C) el caupí se adapta a un amplio rango de suelos y condiciones de humedad. Para una máxima producción de biomasa (o forraje y/o cubierta de suelos) las precipitaciones de 750-1100 mm son óptimas (Tropical Forages); 500 mm o menos es suficiente para las variedades de maduración temprana (Dugie et al., 2009). Aunque es tolerante a suelos arenosos, pobres, el caupí crece mejor en terrenos franco-arenosos con buen drenaje hasta terrenos arcillosos con un pH de 6 a 7. El caupí no tolera las heladas o suelos muy húmedos (anegados o con mal drenaje). 

Cómo obtener semillas de caupí 

Busque variedades de caupí en el país donde usted esté trabajando. Otras instituciones pueden ya estar trabajando con una o más variedades mejoradas de IITA (sitio en la red: www.iita.org). Además, manténgase en la búsqueda de variedades locales con fines multipropósito. 

Figure 5. Long vines of a single cowpea plant grown on ECHO research plots in South Africa.

Figura 5. Enredaderas largas de una sola planta de caupí cultivada en las parcelas de investigación de ECHO en Sudáfrica. 

Como alternativa, hay semillas disponibles en el banco de semillas de ECHO basado en Florida que recientemente adquirió las siguientes variedades de caupí:

Samoeng: Enredadera de corto crecimiento, cultivo intercalado con arroz de tierras altas; vaina gruesa, semilla negra. 

Mavuno: Caupí rastrero reportado por Joel Wildasin (ex pasante y miembro del personal de ECHO) como la mejor variedad local en Magu, Tanzania. ‘Mavuno’ significa ‘cosecha’ en Swahili. Las semilla son grandes de color crema, hojas grandes y grandes vainas. 

En referencia a la variedad ‘Samoeng’ de Tailandia, Rick Burnette, quien ahora encabeza el Departamento de Agricultura de ECHO en Florida expresó lo siguiente acerca de las variedades de caupí: 

“En las tierras altas del sudeste de Asia, las variedades de caupí rastrero generalmente se cultivan en asociación con el cultivo principal de arroz de tierras altas, junto a otros cultivos secundarios como cucurbitáceas. Todos estos cultivos son establecidos al mismo tiempo a inicios de la temporada lluviosa. En tales situaciones el caupí rastrero germina y se establece mientras el cultivo de arroz aún está pequeño y hay más exposición a la luz del sol. Sin embargo, tales tipos de caupí pueden tolerar mucho menos luz solar cuando otros cultivos, especialmente el arroz de tierras altas crece más alto. Ya que el caupí rastrero no escala los otros cultivos en el sitio no están en peligro de verse cubiertos por la legumbre postradae. Como resultado, el caupí rastrero aumenta la diversidad en los campos de arroz de tierras altas ofreciendo vainas verdes como vegetales a mediados de la temporada de lluvias. La legumbre también fija nitrógeno y proporciona un grado de control de plagas en el sotobosque del cultivo de arroz”. 

Ambas variedades se han desarrollado bien en los suelos arenosos de ECHO en nuestra finca de demostración en Florida. Quienes estén registrados con ECHO Community como cooperantes para el desarrollo agrícola pueden solicitar un paquete complementario de prueba de una o varias variedades de caupí del banco de semillas de ECHO Florida. Visite ECHOcommunity.org para más información sobre cómo registrarse. Le alentamos a cultivar estas variedades junto a sus variedades locales y comparar el crecimiento y producción de las plantas. 

Consejos para el cultivo 

Limpie el suelo de maleza antes de sembrar. La siembra debe programarse de manera que permita al cultivo madurar durante la estación lluviosa. Siembre tres semillas por estación de siembra, raleando a dos plantas por estación dos semanas después de la siembra (Dugie et al., 2009). Use un espaciamiento más ancho para variedades postradas que para las variedades tipo arbusto. Para las variedades que se extienden se deben establecer las plantas a una distancia de 75 cms entre las filas y 25-50 cm dentro de las filas. Dependiendo de la variedad, las semillas secas estarán listas para cosechar a los 90 días (variedades de productividad temprana) a 210-240 días (variedades que generalmente florecen tarde en la temporada cuando se acortan los días) después de sla siembra (Tropical Forages). Ver referencias a continuación para información más detallada. 

Referencias y otro material de lectura 

Ficha de datos Tropical Forageswww.tropicalforages. info/key/Forages/Media/Html/ Vigna_unguiculata.htm

CGIAR ficha de datos (con información sobre el impacto económico del grano/ forraje caupí): http://www.cgiar.org/our-research/crop-factsheets/cowpea/

Dugje, I.Y., L.O. Omoigui, F Ekeleme, A.Y Kamara, and H. Ajeigbe. 2009. Farmers’ Guide to Cowpea Production in West Africa. IITA, Ibadan, Nigeria. 20 páginas. www.icrisat.org/tropicallegumesII/pdfs/ Cowpea.pdf

National Research Council. Lost Crops of Africa: Volume II: Vegetables. Washington, DC: The National Academies Press, 2006.