Cada año, una serie de personas que trabajan en el área de desarrollo comunitario dedican algunos días a estudiar y planificar en ECHO. En realidad su verdadera necesidad no es tanto obtener un poco más de conocimiento (estudiar), sino un plan de proyecto sobre cómo van a proceder para ayudar a los agricultores o productores locales.

Varios de dichos visitantes me han dicho que lo más útil que he compartido con ellos durante su visita es el concepto del Centro de Recursos para la Finca Pequeña. La idea central es que las organizaciones para el desarrollo que deseen desarrollar proyectos relacionados con el lado de la producción en la agricultura tienen pocas opciones aparte de hacer sus propios experimentos. Si bien muchos desearían que así fuese, ningún experto puede llegar a una comunidad y decirle con seguridad qué nuevo cultivo o técnica usted puede utilizar o sembrar con éxito. Tal experto puede sugerir muchas cosas para probar, pero raras veces puede uno comenzar con seguridad a convencer a los agricultores para que las adopten mañana. (Menos mal que existen proyectos relacionados con agricultura que funcionan en cualquier clima y sirven como proyectos iniciales mientras se clasifican y adaptan variedades y técnicas de producción. Ejemplos serían trabajo veterinario, manejo y procesamiento post-cosecha o proyectos basados en tecnología apropiada).

Cita este artículo como:

Price, M.L. 1993. Proyecto de Desarrollo de Recursos para la Finca Pequeña. ECHO Nota Técnica no. 29.