Una pregunta que se nos hace en ECHO es: “Tienen ustedes una finca orgánica?” Y la respuesta es: “No. Porque debido a nuestros suelos, clima y objetivos únicos nosotros utilizamos herbicidas, insecticidas y fertilizantes minerales según se necesiten. Al mismo tiempo, nuestra meta es minimizar nuestro uso de insumos caros y no depender de ellos.”

Nuestras prácticas son similares a las del enfoque de “Manejo Integrado de la Fertilidad del Suelo (ISFM por sus siglas en inglés)” descritas en un manual publicado por el Centro Internacional de Desarrollo de Fertilizantes. Para ser claros, este manual promueve el uso de fertilizantes minerales como un componente clave para el incremento y sostenimiento de la producción de alimentos por parte de los pequeños productores.

El IFDC define a ISFM como “un conjunto de prácticas agrícolas adaptadas a las condiciones locales para maximizar la eficiencia en el uso de los nutrientes y el agua y mejorar la productividad agrícola”. El enfoque incluye todos los recursos disponibles en el programa de manejo integrado de la fertilidad: fertilizantes, enmiendas de suelos disponibles localmente, materia orgánica como residuos de cultivos, compost y abono verde, y cultivos intercalados.

El manual de ISFM está dirigido a la capacitación de trabajadores de extensión y para cualquier persona involucrada en el desarrollo rural. Este incluye información práctica para analizar las condiciones y recursos locales y para planificar un programa de manejo de fertilidad del suelo. Los autores enfatizan que un buen programa agrícola también incluye el uso de cultivos adaptados resistentes a las enfermedades y a las plagas, sembrar a tiempo, control de malezas, densidades apropiadas de plantas, integración de ganado, y principios económicos sanos. 

Detalles de publicación

  • Publicado: 2012
  • Editor: Africa Soil Health Consortium
  • ISBN-13: 978 1 78064 291 8