Limitantes potenciales para la diseminación de ideas sobre la permacultura

Gene Fifer de Cornell University escribió en respuesta a un artículo de Brad Ward sobre permacultura publicado en EDN 129.

“Disfruté mucho su artículo sobre permacultura publicado en el boletín.  Yo fuí interno a cargo de permacultura/cultivo de árboles en el New Alchemy Institute en 1983 bajo la dirección de John Quinney, un permaculturalista de Nueva Zelanda.  He buscado también como traer esta perspectiva al desarrollo agrícola, más recientemente en Chad con el Comité Central Menonita. Pienso que existen algunas dificultades para dar a conocer esta filosofía en los países en desarrollo y quise compartir mis ideas al respecto.

“Los australianos y kiwis (neocelandeses), que fueron quienes comenzaron practicando la permacultura, eran gente muy individualista y [provenían] de culturas que poseían instituciones fuertes en cuanto a la tenencia de la tierra y a los derechos de propiedad.  Estas personas eran en gran manera del tipo de “regreso a la madre tierra porque la civilización va a destruir” la cultura alternativa/hippy. También tuvieron abundancia de sabanas para establecerse, esta es una razón por la cual muchos de estos diseñadores pioneros contaban con grandes espacios bajo el control de solamente una persona.  Ellos nunca tuvieron que pasar por un proceso de diseño de un poblado o de una comunidad  lo que hubiera necesitado de una gran capacidad de creación de consenso, o pedirle a los jefes o terratenientes permiso para cambiar el entorno.

“Ellos tampoco tuvieron que trabajar en zonas de conflicto en donde el robo y la corrupción eran rampantes.  En Camboya, por ejemplo, existía un gran problema relacionado con una plaga de caracoles en los arrozales la que hubiera sido resuelta con la introducción de patos—pero los patos, una buena fuente de proteína, hubieran sido robados y comidos, representando una pérdida neta para el productor.  A menudo los cultivos han tenido que ser apartados de cierta manera de los sitios  en donde vive la gente  porque estos se ven forzados a juntar sus viviendas para tener más seguridad durante la noche.  Esto hace que las “inversiones” en la tierra sean muy vulnerables.

“La mayoría de las innovaciones agrícolas que son adoptadas por los pequeños propietarios pobres deben mostrar que poseen una capacidad de un rápido retorno monetario. El apelar únicamente al sentido de respeto al medio ambiente, equidad de género o el cuido de la Creación simplemente no los motiva.  Mucho personal para el desarrollo que proviene de occidente siente que apelar a cierto tipo de administración agraria tendrá resonancia entre las personas que están “cercanas a la tierra” y “en contacto con la naturaleza” pero no he encontrado que esto sea cierto.

“Las dinámicas de la ecología y los recursos en la permacultura son muy científicos y atraen a personas con formación occidental, alternativa y científica.  Las personas en los poblados tienden a no comprender o creer en conceptos científicos muy básicos incluyendo la nutrición, la salud pública, la medicina o la economía, no solamente lo relacionado con las ciencias agrícolas. De manera que intentar explicar sobre principios y filosofía  tiende a perder la  gente.  Por eso es que es mejor mostrar que explicar.

“Aprecié mucho sus pilares éticos alternativos de: 1) amar activamente a quienes representan la imagen de Dios; 2) administrar diligentemente la Creación de Dios; y 3) vivir con alegría y compartir jubilosamente la provisión de Dios.  Bendiciones para su trabajo y espero leer más sobre sus experiencias.”

Brad Ward espondió lo siguiente: “Aprecio mucho su retroalimentación, sus perspectivas y su amabilidad.  Usted ha expuesto algunos puntos realmente excelentes, esencialmente en lo relacionado a los filtros a través de los cuales se  organizó originalmente la permacultura y las debilidades continuas del ‘desarrollo’ (en este caso el desarrollo de la permacultura) que se importan a través del paradigma occidental dominante que cree que conoce qué es lo mejor.

“Desde mi punto de vista usted acierta con la observación de que las innovaciones deben mostrar retornos económicos en el corto plazo para que los pequeños productores muestren interés.  Es muy fácil para cualquiera que no posee experiencia en inseguridad alimentaria crónica (y todas las otras manifestaciones de pobreza material) enfocar toda su atención en el pilar ético  ‘Cuidar la tierra’. Cuando pienso en su comentario relacionado con el nativo del tipo ‘cercano a la tierra/en contacto con la naturaleza´, realmente me estremezco recordando las veces en que he usado ese concepto cuando pienso en los pequeños productores. Adherido en la parte inferior del monitor de mi computadora, junto al pequeño pedazo de papel en donde tengo mi versión de los pilares éticos de la permacultura se encuentra la bien conocida cita  “Ve hacia la gente, vive entre ellos, aprende de ellos, ámalos.  Comienza con lo que ellos poseen, trabaja con lo que tienen.” Me gusta esta cita a manera de recordatorio de las prioridades.  No me gusta porque usa palabras como los y ellos. Me doy cuenta de la ingenuidad que implica el desear que el concepto nosotros/ellos no fuera parte de la realidad humana. En cuanto a que las personas de los poblados carecen de la comprensión de los mecanismos de la ciencia que nosotros damos por hecho, esa no fue la experiencia que tuve en Centroamérica.  Las personas que ahí conocí aceptaron la causa y el efecto y querían saber cómo funcionaban las cosas.  Gracias por ampliar mi punto de vista en este aspecto.

“Pienso en como la permacultura ha funcionado hasta ahora en un contexto casi totalmente occidental/individual, me pregunto de qué manera los profesionales del desarrollo que creen en la utilidad de las herramientas de diseño y su aplicabilidad en todas las situaciones pueden aprender capacidades para presentar  el  ‘sistema de diseño’ de manera que permita que este sea absorbido, vuelto a imaginar, y en última instancia valorado por personas cuyas culturas y normas sociales han evolucionado de una forma muy diferente.  Talvez esta sea la próxima frontera para el desarrollo de la  caja de herramientas de la permacultura.”  

Cuidado con el Inca Nut

Abram Bicksler, Director del Centro de Impacto de  ECHO en Tailandia escribió en respuesta al artículo sobre el Inca Nut publicado en EDN 129. “El artículo sobre el Inca nut hace un buen trabajo al resaltar este cultivo y algunas de sus potencialidades.  Yo podría añadir unas cuantas advertencias sobre su adopción generalizada aquí en Asia.  Hemos visto a este cultivo ir rápidamente de ser una planta de cultivo prometedora a convertirse en una planta sobrevalorada de monocultivo! La gente (trabajadores en extensión agrícola, profesionales del desarrollo, productores, etc) están enloqueciendo con este cultivo aquí, la planta tiene el aroma de monocultivo para “enriquecerse rápido” que poseen la jatropha, el aceite de palma, el caucho o la palma de dátil.  De hecho puede ser una buena alternativa para el aceite de palma (¿ha leído las noticias sobre este “crimen contra la humanidad” cuando Indonesia deforesta e incendia impensables cantidades de kilómetros cuadrados de selva tropical para sembrar monocultivos de aceite de palma?), pero no lo es si esto va a llevar a otro monocultivo que produzca deforestación, uso intensivo de plaguicidas,  mercantilización, y volatilidad de los mercados, lo cual nunca es bueno para los pequeños propietarios.

“Además, junto a la gran cantidad de tierra deforestada que observamos en Laos y Camboya para cultivar Inca Nut, vemos una gran cantidad de postes de madera dura que son usados para apoyar las plantas ya que estas son  enredaderas y necesitan espalderas.  Esto se suma a la deforestación, ya que Camboya también está experimentando un aumento en la producción de pimienta negra en el una vez boscoso noreste del país.  La gliricidia sirve muy bien como poste vivo pero creo que los pequeños productores preferirán usar maderas duras en vez de glaricidia debido a aspectos que tienen que ver con el manejo de árboles vivos.  

“Tan fuerte es el entusiasmo con el Inca nut que hemos comenzado a disuadir a las personas de pensar en desarrollar este cultivo debido a la aparentemente endémica mentalidad de “el siguiente gran cultivo”. Si sugerimos el uso de esta planta lo hacemos no como un monocultivo sino para consumo en el hogar (para ayudar a una familia a suplir sus necesidades de aceite para cocinar) en un ambiente de policultivos en donde se puede usar la vegetación existente y esta puede convertirse en un bonito cultivo periférico. El Inca Nut parece tener un buen nicho en un claro o alrededor de los bordes de un campo.”