Escritor: Joel Matthews
Publicado: 20/1/2005


Una de las mejoras más comunes en agricultura es la introducción de una “semilla mejorada” para la especie particular de planta que tradicionalmente se cultiva en un área en vías de desarrollo. Otra mejora es incrementar tanto la fertilidad como el contenido orgánico de los suelos. Estos dos enfoques son pocas veces cuestionados, y los científicos y los trabajadores por el desarrollo parecen estar deseosos de reemplazar todos los métodos de producción tradicionales con semillas mejoradas y suelos de alta fertilidad con alto contenido orgánico.

Mientras que los beneficios de las variedades tradicionales están siendo re-evaluadas en la investigación agrícola, no ha habido una re-evaluación similar de los posibles beneficios de lo que calificó como “suelos tradicionales” (baja fertilidad y bajo contenido de material orgánica). Mi trabajo en Níger con el Proyecto de Desarrollo Maradi Integrated me ha forzado a cuestionar la sabiduría de suponer que los incrementos de contenido orgánico y fertilidad son siempre lo mejor.

El mijo es el cultivo básico en gran parte de África Occidental, y se han introducido muchas variedades mejoradas del mismo. Una variedad en particular, la “HKP” es reproducida en el centro nacional de investigación agrícola y puesta a la disposición para la venta a los productores. Más a menudo, los beneficios de las semillas mejoradas incluyen maduración temprana, mayor productividad y una respuesta superior a los fertilizantes. Este mijo madura en 70 días, comparado con los 90, 100 o incluso 120 días de las variedades tradicionales. Aunque la madurez temprana puede ser una calidad deseable en muchas situaciones, realmente puede representar una carga en un sistema de producción agrícola tradicional.

Si los únicos criterios son rendimientos mayores o más tempranos, entonces estas variedades pueden tener mucho sentido. Sin embargo, los cereales de maduración temprana normalmente requieren de mayores niveles de fertilidad que las variedades de ciclos más prolongados, y lograr estos mayores niveles de fertilidad es muy difícil para productores tradicionales. Los que siembran el HKP y otras variedades mejoradas en áreas de baja fertilidad invariablemente se decepcionan al obtener rendimientos modestos. De hecho, donde la fertilidad es baja, las variedades tradicionales a menudo se desempeñan mejor que las variedades mejoradas. Este es un hecho que a menudo es pasado por alto por los trabajadores para el desarrollo e investigadores.

Ahora uno podría discutir que los productores necesitan aumentar la fertilidad del suelo en sus fincas—ciertamente no hay nada malo con poseer alta fertilidad en ciertas situaciones, pero esto no es una panacea.

De hecho, ¡existen situaciones en donde una baja fertilidad es preferible a una alta!

¿Pero cómo puede ser? Mi experiencia con productores en África Occidental me ha forzado a retar la suposición de que una alta fertilidad siempre es mejor.

Productores experimentados en el Sahel argumentan que en años de poca lluvia, los suelos de alta fertilidad no sustentarán a las plantas tan bien como los suelos arenosos no fértiles. Los científicos y los facilitadores del desarrollo dirán que la alta fertilidad alienta el crecimiento de las raíces, el vigor de la planta, la resistencia a las enfermedades, y por tanto, la resistencia a la sequía. Pero si fuéramos con estos productores a sus campos durante una sequía, observaríamos una cosa sorprendente—las variedades tradicionales de mijo aparentemente no afectadas por la sequía en suelos de muy baja fertilidad.

Parece que dos “errores” pueden resultar en algo correcto en ciertas situaciones, ¡de hecho puede ser doblemente correcto! Los argumentos de los productores de África Occidental son congruentes con mis observaciones. En condiciones de precipitaciones muy bajas (2-5mm), las plantas definitivamente aguantan mejor en suelos poco arenosos y con bajo contenido orgánico y baja fertilidad. La adición ya sea de fertilizantes químicos o estiércol reduce la habilidad de las plantas para soportar estas condiciones. Para empeorar aún más las cosas, parece que incluso la adición de mulch orgánico incrementa el estrés de la sequía.

Aquí hay varias cosas trabajando en forma simultánea. Primero, las observaciones de menor tolerancia a la sequía en

suelo arenoso de mayor fertilidad probablemente se explique por algún tipo de condición osmótica inversa que ocurre con altos niveles de sales disueltas—la humedad es sacada del tejido de la planta hacia el suelo [Ed: o las condiciones osmóticas hacen más difícil que el agua sea llevada del suelo a las raíces]. Esto no parece ocurrir en suelos muy arenosos con niveles muy bajos de sales nutrientes disueltas. De esta manera, los productores de Hausa categorizan los suelos altos en nutrientes como zafi (caliente/seco), y lo suelos arenosos pobres en nutrientes como sanyi (fríos, húmedos). Segundo, la explicación del porqué el mulch orgánico aumenta el estrés de la sequía es que en situaciones de muy baja precipitación (2-5 mm), el mulch orgánico absorbe la humedad en vez de permitir que esta penetre en el suelo. Esta limitación parece no aplicar donde los suelos se han empapado, y luego están sujetos a condiciones de sequía, pero específicamente a condiciones de lluvias muy ligeras sobre suelo seco, lo cual es una condición común en los primeros meses de la temporada húmeda saheliana. Tercero, los suelos muy arenosos absorben pequeñas cantidades de humedad muy rápidamente a un nivel profundo donde la humedad es protegida de la evaporación. Finalmente, las variedades tradicionales de cereales pueden aprovechar mejor los sitios de menor fertilidad, produciendo altos rendimientos donde las variedades mejoradas no tienen buen desempeño.

Por tanto, contrariamente a los conceptos convencionales de la agricultura, no es deseable convertir todas las fincas en suelos de alta fertilidad, altamente orgánicos, con mulch, ya que esto las haría más susceptibles a la sequía en condiciones de lluvias muy ligeras en suelos secos. La gestión del riesgo mejorará si los productores utilizan tanto cereales mejorados en fincas fértiles más pequeñas, y variedades tradicionales en suelos de baja fertilidad, de poco contenido orgánico y arenosos.

[Ed (MLP): Otro factor podría ser que las plantas crecen más y más rápidamente en suelos fértiles. Si posteriormente hay una sequía, existe una mayor área de hojas y por lo tanto más agua es extraída del suelo a través de la evapotranspiración. El miembro del personal de ECHO Tim Motis escribió, “Estas observaciones subrayan el valor de hacer pruebas de variedades bajo condiciones similares a las que experimentan los productores en sus cultivos. Si se había hecho una prueba en situación de sequía usando irrigación con fertilizante y/o materia orgánica, uno podría no poner atención al hecho de que las variedades locales podrían desempeñarse mejor que las nuevas variedades bajo condiciones de sequía con baja fertilidad del suelo.”]

Más acerca de las variedades tradicionales y suelos de baja fertilidad

Stan Doerr, un miembro del personal de ECHO que trabajó varios años en Mauritania, hizo varios comentarios después de leer el artículo de Joel. A continuación, compartimos los comentarios de Stan y las respuestas de Joel.

Stan: He visto como la arena puede conservar la humedad en el desierto. Varios meses después de las últimas lluvias, he cavado en la arena y he encontrado arena húmeda a solamente un pie o así debajo de la superficie. Sospecho que esto es debido a la naturaleza de rejilla de la arena limpia y pura del Sahara. El material orgánico podría posiblemente incrementar la evaporación de la humedad del suelo si en efecto es la naturaleza de rejilla de la arena lo que mantiene la humedad.

Joel: No puedo confirmar que el material orgánico pueda incrementar la evaporación. Pero la observación de Stan de que varios meses después de una lluvia puede encontrarse humedad a solamente un pie de por debajo de la superficie en arena pura confirma mis observaciones relativas a la retención de la humedad y la arena.

El asunto aquí es material orgánico produciendo humedad. Usted puede llevar a cabo un experimento simple llenando dos envases de vidrio con suelo seco, uno con alto contenido orgánico, el otro con arena pura. Observará que la arena pura absorbe inmediatamente el agua en la medida que los espacios entre las partículas se llenan hasta saturarse. El suelo con contenido orgánico seco debe absorber la humedad más lentamente y puede estancarse inicialmente en la superficie. Esto es porque algunos materiales, cuando están secos, repelerán inicialmente la humedad.

Otro experimento que se puede llevar a cabo es esparcir estiércol seco y material orgánico en una parcela de tierra a la vez que se deja una parcela adyacente de suelo arenoso sin tratar. Riegue ambas áreas con la misma cantidad de agua y luego cave un hoyo en cada área y mida la penetración del agua. Normalmente las arenas con bajo contenido orgánico tendrán la mayor profundidad de humedad.

Se puede observar este mismo fenómeno con los hoyos zai [una técnica en la cual se cavan hoyos y se llenan con mulch para alentar la actividad de las termitas e incrementar la tasa de infiltración del agua cuando lleguen las lluvias. Las semillas son sembradas en los hoyos. Ver Amaranth to Zai Holes página 133, o busque en nuestro sitio de la red para más información.] En nuestra experiencia en Níger, los hoyos zai a menudo tienen menos humedad después de una lluvia ligera que el suelo arenoso sin tratar de los alrededores. Esto también se debe al material orgánico que repele la humedad inicial.

Stan: Utilizar fertilizantes químicos en situaciones de poca precipitación lo más probable es que simplemente queme las plantas en vez de disolver los fertilizantes. Sospecho que la mayoría de los productores de todas maneras no pueden costear fertilizantes comerciales.

Joel: El comentario [de Stan] de que los fertilizantes químicos quemarán las plantas en suelo seco es correcta. Una de las innovaciones que promovemos es pulverizar NPK para aplicación en donde las lluvias sean bajas o erráticas. Los fertilizantes en polvo se disuelven mucho más rápido en suelos de baja humedad [Ed: lo cual también puede causar quemado]. Sin embargo, pequeñas cantidades de fertilizante añadidas al suelo pobre probablemente contribuyeron a reducir los nutrientes en el suelo y por lo general no se alienta su uso.

Stan: Sequía es sequía y he visto a demasiados productores perder todo debido a la falta de lluvia y ellos nunca hubieran podido añadir fertilizantes químicos ni poseían suficiente material orgánico para añadir (todo fue comido por los animales), de modo que tengo problemas para creer que la causa de bajos rendimientos son los materiales orgánicos o los fertilizantes, aunque pienso que las variedades localmente adaptadas a menudo son mejores que las “mejoradas”. Esta es la razón por la cual las pruebas de variedades que realizan las agencias para el desarrollo y luego los productores locales son un primer paso esencial antes de introducir una “variedad nueva y mejorada” en las comunidades para las que trabajamos.

Joel: [El] comentario de que "sequía es sequía" es una sobre generalización. Sequía para los productores normalmente se define por el efecto sobre las plantas más que por la precipitación real. La sequía aparece por grados. Durante los períodos de sequía es muy común ver que algunos cultivos muestran un buen desempeño, mientras que otros se marchitan y se secan. Algunas veces la diferencia puede atribuirse a diferencias en el suelo. Barro pesado en la superficie repelerá la humedad provocando escorrentía más que infiltración. De igual manera, un suelo duro ya sea en o por debajo de la superficie limita la infiltración (esta es la razón por la cual el mejor momento para comprar un terreno en una región proclive a sequías es durante una sequía —escoja un terreno donde las plantas muestren menos estrés de sequía que en parcelas adyacentes.)

Distintos tratamientos de los cultivos también hacen la diferencia. Frecuentes cultivos reducirán el estrés de sequía debido al mulch que se crea cuando se ara después de una lluvia.

Otras veces puede determinarse que las áreas que experimentan marchitamiento tienen un mayor contenido de fertilizantes (permaneciendo iguales todos los otros factores), lo que conduce al quemado mencionado anteriormente. Este descubrimiento solamente puede hacerse observando diferentes campos durante condiciones de sequía.

Stan:¿Ha usted probado la fertilidad del suelo o solamente supone que los suelos del Sahel están degradados? En Mauritania encontramos que a menudo la fertilidad del suelo era buena debido a que no se había cultivado nada y por lo tanto los suelos no estaban degradados.

Joel: Los suelos del Sahel son notoriamente bajos en fósforo; y el nitrógeno y el potasio también son bajos donde se practican cultivos continuos. Esto puede demostrarse por la alta respuesta a pequeñas aplicaciones de fertilizante, ya sea orgánico o químico. Las áreas con alta fertilidad no muestran tal respuesta a la aplicación de fertilizante.

Stan: Tal como ha sido bien documentado, también hemos encontrado que a los productores les gusta cultivar sorgo en áreas de mijo (“el mijo es para los pobres”). ¿No es esto lo que Tony Rinaudo llama la sequía verde? [Ver EDN 77]

Joel: En lo que a escogencia de cultivos se refiere, nuestras observaciones son para el mismo cultivo sembrado en la misma fecha, más que todo mijo, pero también sorgo. El maíz es muy riesgoso en áreas de baja precipitación ya que necesita de una mayor fertilidad, lo que causa el quemado en la sequía. No tiene un buen desempeño en suelos de baja fertilidad, como lo tienen el mijo y el sorgo.

Finalmente, una de las mejores maneras de aprender sobre métodos de cultivo es entrevistando a productores tradicionales en la región. Muchos de ellos confirmarán que las variedades tradicionales se cultivan en suelos de baja fertilidad porque las variedades de ciclos más largos (100-200 días) pueden aprovechar los bajos niveles de fertilidad mientras que las variedades de temporadas cortas (60-80días) necesitan una mayor fertilidad para tener un buen desempeño. Esta es una razón por la cual las “variedades mejoradas” (maduración temprana) no han tenido un buen desempeño en esta región.

Aún mantengo que, en condiciones de sequía, especialmente en donde se experimentan pequeñas precipitaciones, y donde el suelo ya está seco, las parcelas de alta fertilidad sufrirán de estrés de humedad mucho más temprano que las parcelas arenosas de baja fertilidad.