Escritor: Martin Price
Publicado: 20/10/2007


Todos nosotros debemos estarnos preguntando de qué manera los pequeños productores a los que servimos, así como también los consumidores globales de alimentos alrededor del mundo se verán afectados por los enormes esfuerzos que se están realizando tanto en países de clima templado como tropical para cultivar su propio combustible y moverse hacia la independencia energética. Más probablemente, la reducción en la competencia por parte de granos importados será buena para los pequeños productores y mala para los consumidores urbanos. Por ejemplo, hace dos años, escuchábamos que algunos productores en Centroamérica no eran capaces de cultivar en forma rentable maíz ya que el precio del maíz importado era muy barato. Este año escuchamos de protestas en las calles de México debido a que se estaba usando tanto maíz para fabricar “gasohol” [una mezcla de gasolina y etanol] en los EE.UU. que mucha gente ya no podía adquirir sus tortillas hechas de maíz.

Independientemente de lo que pensemos sobre el uso de grandes cantidades de tierras con vocación agrícola para producir gasohol o biodiesel, esto representa una realidad creciente y necesitamos estar a la par de ella. Hemos escuchado de mucha gente en la red de ECHO que están buscando maneras de involucrar hasta a pequeños productores en la producción de cultivos dirigidos a generar energía, p. ej., solicitud de información sobre y semillas de tempate. El artículo sobre tempate publicado en el sitio en la red de ECHO (www.echonet.org) recibió más visitas que cualquier otro artículo por muchos meses.

Si usted tiene experiencia con los biocombustibles (biodiesel y/o gasohol), nos gustaría escuchar de usted. ¿La producción de estos está impactando a sus comunidades? ¿De qué manera? Estamos especialmente interesados en saber sobre situaciones en donde los pequeños productores están cultivando o usando biocombustibles. Si recibimos respuestas suficientes, incluiremos esta retroalimentación en un futuro artículo. Si bien ECHO no está planificando hacer de los biocombustibles un tema de importancia (a menos que veamos oportunidades surgiendo para pequeños productores), mantendremos abiertos nuestros ojos con relación a información u oportunidades que pudieran ser de interés para nuestros lectores. He aquí un ejemplo.

El aceite de soya es el aceite primario usado para la producción de combustible de biodiesel en los Estados Unidos. No habría pensado que el aceite de maní pudiera alguna vez competir con el de soya como una fuente de biodiesel. Sin embargo, un artículo en línea acerca de investigaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos en http://www.ars.usda.gov/is/pr/2007/070730.htm sugiere que ciertos tipos de maní pueden producir mucho más aceite que la soya.

“La soya produce unos 123 galones de combustible por hectárea, mientras que el maní tradicionalmente cultivado puede producir alrededor de 296 a 321 galones de combustible de biodiesel por hectárea.” Científicos en Georgia están probando una variedad de maní llamado Georganic. “No solamente es apropiado para los estándares comestibles comerciales actuales para el maní, sino que también es alto en contenido de aceite y tiene bajos costos de producción. El Georganic—o variedades similares—probablemente será el futuro del maní para biocombustible ya que puede sembrarse y cultivarse con sólo una aplicación de herbicida para control de maleza, en comparación con las tres y cuatro aplicaciones típicamente usadas durante una estación de cultivo para maní comestible. Además, estos maníes para combustible se cultivan sin usar fungicidas, que representan el mayor costo en insumos en la producción tradicional de maní.”

Los científicos están probando otras variedades no comestibles de maní, para ver si algunas de ellas pudieran ser excepcionales para el biodiesel.


Colecciones