Publicado: 19/7/1996


Con frecuencia es más fácil obtener la información técnica que la perspectiva sobre su uso. El debate de los digestores de biogás de Rus Alit en su boletín de noticias Appropriate Technology (vol. 6, 1995) demuestra el valor de la perspectiva.

El biogás se produce al colocar una pasta aguada de estiércol animal en un recipiente cerrado. El gas sube en forma de burbujas hacia la superficie y es recogido para cocinar y alumbrado. El exceso de agua rico en nutrientes, liberado del estiércol en descomposición se dirige hacia las huertas o estanques para peces. Suena maravilloso--entonces, ¿por qué no vemos estas unidades de bajo costo por doquier?

Rus enfrentó dos problemas en su aldea de Indonesia: falta de combustible para el alumbrado y los cerdos sueltos que destruían las huertas y propagaban las enfermedades. "Normalmente obtener el gas metano constituye la principal atracción ... desafortunadamente [en la mayoría de los casos] no hay suficiente estiércol para manejar el sistema…" Rus dice que, para obtener suficiente gas para la cocción y alumbrado de una familia, necesitamos una vaca o búfalo o dos cerdos adultos POR PERSONA. Así una familia de cinco personas necesitaría diez cerdos o cinco vacas. ¿Y si se usa estiércol humano? "No se haga esperanzas de sacar mucho de los excrementos humanos. La misma no produce mucho gas. Yo manejé una unidad que utilizó el producto de veinte niños en un orfanato, y el gas que se produce difícilmente se compara al gas proveniente de una pareja de cerdos. "El considera que el valor primario radica en utilizar el efluente como fertilizante. [Ed: cuestionó si existe una relación lineal entre el número de personas y el estiércol necesario. Con seguridad añadir un miembro más de la familia no causa mayor demanda del pote de arroz o el sistema de alumbrado.]

Un diseño poco costoso de US$70.00 tuvo un defecto fatal cuando el principal componente se oxidó. Sin embargo, su proyecto tuvo éxito al lograr su segunda meta. La gente tuvo que poner a sus cerdos dentro de cercas para recoger el valioso estiércol. El problema del vagabundeo de los cerdos pasó a ser historia, los vecinos ya no pelean entre si por los daños ocasionados por los cerdos. "Aunque el biogás ya no funciona, las cercas para los cerdos se han quedado en el lugar." Las infecciones fúngicas ocasionadas por el estiércol porcino esparcido, virtualmente han desaparecido y las solitarias están controladas.


Colecciones