Escritor: Dawn Berkelaar
Publicado: 20/7/2003


En el artículo acerca del té de hoja de papaya que fue publicado en EDN Número 77, no mencionamos la posibilidad de que la ingestión en forma regular del té podría tener efectos colaterales (debido a que no habíamos oído de ninguno). Desde que publicamos ese artículo, nos hemos enterado de algunos asuntos al respecto que nos gustaría compartir.

El Dr. Phil Thuma del Macha Malaria Research Institute en Zambia leyó nuestro artículo y nos indicó cierta literatura acerca de las semillas de papaya. Los resúmenes que él envió indicaban de que se ha encontrado que el extracto de las semillas de papaya reduce el conteo de esperma en ratas (esto fue un efecto reversible, y los conteos de esperma se incrementaron gradualmente cuando las ratas ya no fueron más alimentadas con extracto de semillas de papaya). Las semillas de papaya también han sido usadas por algunas mujeres para inducir abortos, aunque no sabemos cuantas semillas fueron usadas o si las semillas realmente causaron un aborto. Además, algunos estudios sugieren que el consumo de fruta de papaya sin madurar (la cual contiene una alta concentración de látex) puede inducir al aborto y que el consumo de la fruta madura puede actuar como anticonceptivo. (Las referencias para estos resúmenes pueden ser enviados a solicitud). Por asunto de perspectiva, sin embargo, queremos hacer notar que la fruta de la papaya verde se come comúnmente en muchos países.

La información anterior se aplica específicamente a las semillas de papaya y a las frutas, no al té hecho de hojas de papaya. Sin embargo, el Dr. Thuma sintió que tener precaución al respecto es correcto, y comentó: “Bien podría ser que las hojas de papaya sean seguras—pero dados los datos sobre las semillas de papaya, pienso que necesitamos ser cautelosos al recomendar las hojas, hasta que alguien demuestre que las hojas también son seguras!”

Añadió, “Creo que debemos ser cuidadosos con la gente que dice que la hoja de papaya les ayudó a prevenir la malaria—especialmente en áreas en donde no existe una transmisión muy alta de malaria! Dado que aún en áreas con transmisión muy alta solamente de un 2 al 4% de los mosquitos Anopheles hembras realmente poseían malaria (Plasmodium falciparum), podría ser solamente por casualidad que alguien que tome té de hoja de papaya nunca contrajera la malaria—y ¡esto podría no tener nada que ver con el té!”

También oímos de Christine Wiltse, que trabaja en Gana. Ella compartió con nosotros que ella y su esposo comenzaron a tomar té de hoja de papaya en enero de 2002. Escribió, “Tomábamos dos tazas a la semana y nos mantuvimos libres de malaria por dos meses o algo así. Eso nos parece muy bueno. Después del primer ataque, ya no pudimos parar. Déjenme mencionar que éramos muy diligentes cuando se trataba de tomar nuestro té. Luego, dejamos de hacerlo por una semana. Una semana después ambos caímos enfermos.

“Pensando que las hojas secas podían no ser lo suficientemente potentes, cambiamos a hojas frescas hervidas. No puedo decir que estas evitaron que contrajéramos malaria. Entonces probamos tres tazas al día de tres a cinco días (dependiendo de los síntomas) a manera de tratamiento. Eso tampoco funcionó. Lo que sí hizo fue mantener controlada la malaria. Esto es muy útil si un ataque de malaria no calza dentro de nuestro programa (si estuviéramos viajando o atendiendo a huéspedes, etc.). Un ataque de malaria puede sacarte de acción por unos cuantos días. Entonces, preparábamos té de hojas frescas y manteníamos la malaria controlada. Usualmente, tres tazas al día lograban hacer el truco. Cuando los síntomas empezaban a empeorar, tomábamos una taza. En cuestión de minutos estos se calmaban.

“Luego de nuestro ‘programa,’ ya fueran viajes o cualquier otra cosa, dejábamos de tomar té y dejábamos que la malaria atacara—usualmente lo que tomaba era un día. Entonces tomábamos un tratamiento regular (cloroquina, fansidar, etc)…el té no necesariamente detuvo o curó nuestra malaria. Era efectivo controlando un ataque en un momento inapropiado. Eso nos satisfizo. Aunque es amargo al paladar no es amargo para el estómago.

”Personalmente tengo una preocupación con respecto a tomar el té. Hizo que mi cabello se cayera. No quedé calva, pero estaba perdiendo diariamente mucho más cabello de lo normal. Si tuviéramos un sistema de plomería, el plomero local sería un hombre rico.

“No es necesario decir que mi cabello me hizo preguntarme que es lo que el té estaba realmente haciendo dentro de mi. Tuve el mismo efecto hace varios años mientras tomaba diariamente Paludrine”.

Continuamos oyendo de la gente acerca del uso de el té de hoja de papaya con relación a la malaria. Christine Leonard, que trabaja para SIL en Camerún, escribió que ella usa el té de hoja de papaya para hacer la prueba de la malaria al inicio de síntomas “leves” (dolor de cabeza, náusea o fiebre no muy fuerte). Ella comentó que la malaria es una enfermedad muy mal manejada, con gente que por lo genera trata la enfermedad muy tarde por varias razones. Estas incluyen falta de certeza de que la enfermedad sea malaria, dudas a la hora de hacerse una prueba sanguínea si los síntomas son leves (debido al gasto que representa la prueba y a la posibilidad de falsos “negativos”), y una resistencia a usar medicinas fuertes cuando puede que estas sean innecesarias.

En su correo, la Sra. Leonard escribió, “Somos traductores para el SIL en Camerún, y hemos estado tomando [té] de hoja de papaya como profilaxis y tratamiento ocasional para malaria leve por aproximadamente cuatro años. Además, a lo largo de los años he desarrollado un método para usar el [té] de hoja de papaya para hacer pruebas para malaria.”

“Tan pronto como usted reconoce los síntomas leves de la malaria, o cuando usted tenga un persistente dolor de cabeza, malestar estomacal o fiebre baja, tome [té hecho con] 1 ó 2 hojas a lo largo del día (1 hoja para un niño). Repita uno o dos días hasta que se sienta mejor. Si usted nota que se siente mejor en el transcurso de medio día o a las 24 horas, esto podría significar una de dos cosas: a) usted tuvo solamente un resfrío de 24 horas (o algo parecido), o b) usted tiene malaria y la hoja de papaya la está controlando. En este punto usted puede:

“1) Tratar la malaria. Continúe tomando diariamente el té preparado con dos hojas por 3-5 días (si puede soportarlo —es amargo) para ver si elimina completamente la enfermedad. [Posteriormente en este artículo, la Sra. Leonard describe su método para preparar té de hoja de papaya]. Sin embargo, si los síntomas retornan una o dos semanas después, usted debe tomar un tratamiento regular contra la malaria. En mi experiencia, la hoja de papaya puede funcionar para el tratamiento de malaria leve, pero no es un 100% [efectiva]. (Parece funcionar bien para los Baka que lo han probado como tratamiento; talvez funciona mejor para ellos porque tienen mayor inmunidad que nosotros. Cuando parecen tener malaria (no muy grave) y me dicen que no poseen dinero para el tratamiento, les doy dos hojas de papaya y les digo que obtengan cuatro más y se mantengan tomando [té hecho con las hojas] hasta que los síntomas hayan desaparecido por unos pocos días—es un tratamiento que cualquiera puede costear!)

“2) Complete la prueba de la malaria al seguir tomando [el té de] la hoja hasta que los síntomas hayan desaparecido (1 ó 2 días), luego deje de tomarlo y vea si los síntomas regresan (esto podría tomar de medio día a una semana dependiendo de la concentración de parásitos en su cuerpo). Si los síntomas no regresan usted probablemente no tenía malaria. Si regresan, hay probabilidades de que usted tenga malaria y debe tratarla (ya sea usando papaya si los síntomas son muy leves o con un tratamiento regular).

“Recuerde, la clave para evitar malaria severa es beber una hoja TAN PRONTO COMO NOTE CUALQUIER SINTOMA DE LA ENFERMEDAD. Si usted toma la hoja de inmediato esta evitará que los síntomas se vuelvan incontrolables durante el proceso de determinar si usted tiene o no malaria. Si no me equivoco, todos los casos de malaria grave que hemos visto… fueron el resultado de esperar demasiado para tratarla. Lo bonito de este método es que, con [el té de] hoja de papaya podemos tratar la malaria de inmediato o evitar que la malaria se presente con otras enfermedades, y de esta manera no permitir que los síntomas se salgan de control. He estado usando este método por un par de años, aún con niños, y estoy muy satisfecha con él.

“El artículo en ECHO explica muchas maneras de preparar una hoja de papaya, pero compartiré con ustedes lo que funciona para nosotros. Pueden usar cualquier tipo de hoja (toma la “mano” entera y no solamente un “dedo”), secas, café, amarilla o verde. No me gusta usar hojas secas porque estas se quiebran demasiado cuando las lava. Las amarillas parecen ser menos amargas, pero me pregunto si son menos efectivas (mi ayudante en la casa parece pensar esto pero yo no lo he notado). Lávenla y pónganla en una olla (pueden romper un poco la hoja). Cúbranla con agua (sólo lo suficiente para cubrir las hojas – recuerden que mientras más agua pongan, más van a beber!) Hiérvanlas por aproximadamente 15 minutos. Páselas por un colador [y recolecte el líquido]. Cuando la hoja esté fría, exprima el líquido y páselo también por un colador. A [mi esposo] Yves y a mí nos gusta refrigerarlo y tomarlo helado porque de esta manera lo podemos tomar rápidamente y terminar más rápidamente. Para los niños le añadimos limón y azúcar.

“Una nota acerca de beber [té] de hoja de papaya como profilaxis: Yves ha estado tomándolo semanalmente por cuatro años, y yo por dos. Pienso que funciona muy bien cuando se toma cada 7 días o menos. El té pasó la prueba Kribi cuando fuimos comidos vivos por mosquitos durante 7 días. La desventaja de la [el té de] hoja de papaya como profilaxis es que requiere de más trabajo del que toma solamente tragar una píldora. Algunas veces no ha sido oportuno obtener y preparar una hoja, de manera que lo dejo de hacer por un día o dos. Cuando hice esto muy a menudo, Yves comenzó a tener dolores de cabeza después del día 7, el cual desaparecía después de que el bebía [el té de] la hoja, pero regresaba cada 7º día (malaria leve). Pienso que, idealmente, debe tomarse una cantidad menor de té de hoja de papaya dos veces por semana en vez de una”.

Cuando le pregunté dónde había oído ella y su marido acerca del té de hoja de papaya, la Sra. Leonard escribió, “Oímos por primera vez acerca del té de hoja de papaya de una hermana católica quien ha estado trabajando en nuestra área por más de 25 años. Ella comenzó a tomarlo como ultimo recurso al padecer de continuos ataques de malaria resistente y fue obligada a dejar el país. Su testimonio es que el té la ha mantenido libre de malaria al grado de que pudo seguir trabajando en Camerún”. La Sra. Leonard no conoce a nadie más que use el té de hoja de papaya como prueba para la malaria.