La chaya, llamada quelite en nuestro país, es una planta que ha sido cultivada en Mesoamérica desde tiempos prehispánicos. Los mayas la llamaban chay y fueron quienes la heredaron a sus descendientes en la península de Yucatán (México), y Guatemala, aunque pasaron muchos años para que se re-descubriera su alto y significativo valor en sus aspectos nutritivo, medicinal, medioambiental y culinario. Durante varios siglos, constituyó un alimento primordial en la alimentación de los mayas, quienes la consumían en una mezcla a base de maíz y semillas de calabaza, en forma de un tamal, con el propósito de lograr un equilibrio nutricional entre estos tres alimentos.

La chaya ha tomado de nuevo un repunte gracias a recientes investigaciones en universidades, de México y Guatemala, además de muchos artículos sobre sus propiedades, a tal grado que es ahora un cultivo de exportación y se ha popularizado en muchos países del mundo gracias a sus amplias y reconocidas cualidades, pero lo más importante es que se ha reconocido que puede llegar a jugar un rol fundamental en combatir la desnutrición y mejorar la seguridad alimentaria. Es así que hoy se la encuentra diseminada en muchos países tropicales del mundo donde se ha popularizado por sus amplios y valiosos atributos.

-- Guillermo Bendaña García


Articles