Escritor: Tim Motis
Publicado: 20/10/2013


¿Hace una cuenca de siembra, como el pozo zai, una gran diferencia en cuanto a la humedad del suelo en un suelo arenoso?  Debido a que el agua se filtra bastante rápido a través de la arena, usted podría esperar que las depresiones de siembra no tendrían un impacto significativo sobre la humedad del suelo. Al estar los suelos de las parcelas de investigación de ECHO en el sur de África compuestas por arena en un 87%, era de mucha importancia para nosotros abordar este tema.  

Para hacerlo, medimos el contenido volumétrico de agua (CVA) a lo largo del tiempo, hasta una profundidad de 12 cm en los pozos zai.  Dentro de una cantidad dada de tierra, el CVA es la proporción del volumen de agua por el volumen total de suelo.  Expresado en términos de porcentaje, el CVA al punto de saturación será igual al porcentaje de suelo que es espacio poroso. El CVA de un suelo saturado es típicamente de alrededor del 50%.  

En general, la temporada de cultivo fue seca, con sólo 4850 mm de lluvia recibida. Incuso con 111 mm de riego suplementario, limitado principalmente a aplicaciones tempranas en la estación para asegurar la germinación de la semilla de sorgo y el establecimiento del cultivo, la cantidad de agua combinada (596 cm) fue coherente con condiciones semiáridas. 

Los datos están resumidos en la Figura 5, que muestra la humedad del suelo con 1) superficie plana del suelo sin estiércol, 2) pozos zai sin estiércol, y 3) pozos zai con estiércol.  Algunos puntos clave son:

Aún cuando la humedad del suelo tendía a ser mayor con pozos sin estiércol que con superficie plana del suelo sin estiércol, la diferencia no era grande.  Esto era esperado debido a que el agua de lluvia pasa rápidamente a través del suelo arenoso, independientemente de la capacidad de captación de agua de los pozos zai.  

Añadir estiércol a los pozos zai aumentó sustancialmente la humedad del suelo, en comparación con las parcelas sin estiércol, hasta por 83 días después que se cavaron los pozos (cerca de 2 meses después de sembrar semillas de sorgo en los pozos).    

Las diferencias en humedad del suelo fueron más pronunciadas en la etapa temprana más que en la tardía de la estación temporada, probablemente un efecto del riego con aspersores a comienzos de la estación para el establecimiento del cultivo. Para el día 137, coincidiendo con la cosecha del sorgo, la humedad del suelo era casi la misma con todos los tratamientos. Esto podría ser un efecto de que con el tiempo los pozos zai se llenaron de arena, del aumento de la demanda de humedad del cultivo con el paso del tiempo, y/o menos y menos lluvia hacia el final de la temporada lluviosa/de siembra.    


Differences in soil moisture were more pronounced early than later in the season, likely an effect of early-season sprinkler irrigation for crop establishment. By day 137, coinciding with sorghum harvest, soil moisture was nearly the same with all treatments. This could be an effect of the zai pits filling in with sand over time, increased crop demand for moisture over time, and/or less and less rainfall towards the end of the rainy/growing season. The most important observation here is that the targeted placement of manure, in a zai pit, greatly increased moisture retention near crop plants. These results illustrate the beneficial role that manure can have in improving soil water-holding capacity. In dry environments where irrigation is not an option, maximizing the efficiency of rainfall harvested in planting pits can be crucial to the success of food crops. Furthermore, targeted applications of manure provide an added benefit of increased soil fertility (see EDN 119-5). Figure 5. Soil moisture on flat ground versus zai pits, from 41 to 137 days after the pits were dug during mid September, 2012. Data are the average of four replications.