Escritor: Dawn Berkelaar
Publicado: 6/6/2017

Califique este recurso web


En EDN 134 apareció por primera vez una versión de este material. Las dinámicas de género en relación con la agricultura es un tema importante, y sobre el cual no se había escrito en EDN. En años recientes se ha prestado mucha atención a la disparidad que a menudo existe entre hombres y mujeres cuando se trata de la agricultura y el acceso a los recursos relacionados. Conversé con varios miembros de la red de ECHO (que también han sido pasantes y miembros del personal) para obtener insumos de su parte en base a sus experiencias en una amplia gama de culturas y comunidades. Esta NT también incorpora retroalimentación de otros miembros de nuestra red. ¡Si tiene ideas que compartir después de leerla, hágalo!

Introducción

EDN 134 Figure 1

Figura 1. Mujer montañesa tailandesa limpiando de malezas sus campos. 
Fuente: Tim Motis

El éxito en una finca pequeña depende de los miembros de la familia que la manejan y viven de lo que la misma produce. Al ayudar a los pequeños propietarios, ayuda conocer quién hace qué en la finca. ¿Quién toma las decisiones sobre qué y dónde sembrar? En el tiempo de la cosecha, ¿cómo se utiliza el ingreso, y quién lo decide? Cuando usted planea, implementa y evalúa sus programas agrícolas, ¿tanto hombres como mujeres participant igualmente en las reunions, capacitaciones y proyectos que se emprenden?

En el mundo, las mujeres están muy involucradas en la agricultura; según algunos estimados, ellas hacen más de la mitad del trabajo relacionado con la agricultura. Sin embargo, no reciben una cantidad proporcional de extensión y otra ayuda; ni tampoco reciben beneficios proporcionales a su trabajo. Según el Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación de la FAO de 2011, “Si las mujeres tuvieran el mismo acceso a los recursos productivos que los hombres podrían aumentar los rendimientos de sus explotaciones agrícolas en un 20% al 30%. De este modo la producción agrícola total en los países en desarrollo podría aumentar en un 2,5% a 4%, lo que a su vez permitiría reducir el número de personas hambrientas en el mundo [aumentando] sacando del hambre hasta 150 millones de personas”.   

El trabajo en la agricultura involucre actividades que van desde guardar semilla hasta la comercialización de los productos agrícolas. Este artículo brinda ideas para métodos dirigidos a aprender sobre la dinámica de género en una comunidad, examina algunas de las razones por las cuales las mujeres podrían enfrentar limitaciones relacionadas con la agricultura, y comparte algunas maneras potencialmente útiles para abordar los retos. Este artículo apenas toca la superficie, de modo que al final compartimos otros recursos que pueden utilizarse para profundizar en el tema. Apreciaríamos retroalimentación e información sobre este tema de ustedes, ¡nuestros miembros de la red!

Aprendiendo sobre la dinámica de género

Antes de tragar de implementar un cambio en una comunidad, observe la dinámica de género. Cuando hablé con Laura Meitzner Yoder, ella compartió algunas excelentes ideas para hacerlo. Primero, observe cuidadosamente las interacciones de las personas en la comunidad. Laura dijo, “Cada día tratar de aprender algo sobre cómo se relacionan mujeres y hombres. Escríbalo al final del día. En cada reunion, cuente hombres y mujeres. En las reuniones, haga un dibujo de dónde ellos se colocan. ¿Están las mujeres fuera de la tienda y los hombres dentro de la tienda? ¿Quién tiene las sillas o se sienta en el frente? Lleve un registro de quién habla. Cuando las mujeres hablan, ¿cómo responde la gente?”

Segundo, busque de manera activa cómo aprender sobre los papeles de hombres y mujeres en el ciclo agrícola. Por ejemplo, pida a un artista local que haga tarjetas sencillas, una con una imagen de una mujer y la otra con una imagen de un hombre. Asegúrese de que sus características y ropa luzcan como las de los hombres y mujeres agricultores en el área donde usted trabaja. Dé un juego de tarjetas a cada persona en el grupo. Pregunte a las personas sobre las distintas tareas agrícolas, y pídales sostener la tarjeta para la persona o personas que hacen esa tarea. (Podría funcionar mejor preguntar a hombres y mujeres en forma separada). ¡Los resultados podrían sorprenderle! Como ejemplo de lo que usted podría aprender, la Figura 2 muestra papeles de género para actividades relacionadas con guardar semilla, tal como lo identificaron los participantes utilizando esta técnica en tres comunidades distintas en Tailandia y Camboya. Los agentes de extensión locales que trabajaron con estas comunidades encontraron útil el ejercicio, tanto porque no sabían quién era responsable de ciertas partes del ciclo agrícola, y porque les enseñó que se habían excedido en la predicción sobre la participación masculina.

EDN 134 Figure 2 Spanish

Figura 2. Papeles de género en el sistema informal de semillas tal como fueron identificados por participantes en grupos focales en comunidades de Chiang Mai (Tailandia) [arriba], Chiang Rai (Tailandia) [enmedio], y Svay Rieng (Camboya) [abajo] De Gill et al. 2013.

Laura advirtió, “Existen algunos aspectos categóricos de lugar en lugar. Sería tentador decir que los hombres hace el trabajo pesado de cortar cosas, pero en muchas comunidades es tan probable que sea una mujer, o un hombre y una mujer trabajando juntos. En el sudeste de Asia, hombres y mujeres a menudo trabajan juntos, pero las tareas serían separadas. "Asegúrese de preguntar no sólo sobre el trabajo en el campo, sino también sobre las decisiones. ¿Quién decide qué cultivos se sembrarán? ¿Quién compra/adquiere las semillas? En términos de guardar la semilla, mucho de ese trabajo se centra en torno a la cocina, y de nuestra investigación se desprende que gran parte de ese trabajo a menudo es hecho por mujeres. Pero en algunos hogares, ¡ninguna mujer cocinaba! Esté consciente y sea escéptico sobre sus propias presunciones. No generalice con mucha rapidez”. 

Laura agregó, “En Tailanda y Paúa, hombres y mujeres a menudo trabajaban juntos en los campos y no parecía haber una separación de género estricta. En otros lugares eso es distinto. Los papeles varían en gran medida de lugar a lugar, pero también dentro de la sociedad. Al igual que existe variación en su cultura autóctona, es probable que encuentre excepciones en otros lugares. Para las personas que trabajan transculturalmente, no tome sus propias categorías con usted. Puede tomar algo de ‘desaprendizaje’ ver qué existe ahí realmente, en lugar de asumir que es de cierta manera”.

Tercero, haga que las personas cuenten alguna historia de un incidente; podría ser algo que ellos hacen en la comunidad, o una historia de un conflicto. Laura sugirió, “Escuche los comentarios sobre género y las presunciones. ¿Es mujer o es hombre la persona que ostenta la posición de liderazgo?¿Solucionan las mujeres el conflicto, luego lo comparten con los hombres, que formalizan la pacificación?”

Este proceso de aprender sobre la dinámica de género se llama análisis de género. Susan Stewart describió el proceso en el capítulo 9 de su libro book Learning Together: The Agricultural Worker’s Participatory Sourcebook. El sexo de una persona (ya sean hombres o mujeres físicamente) es definido biológicamene. En contraposición, “el género se refiere a los papeles o características que la sociedad ha dado a las personas, como quién lava la ropa y quién conduce el automóvil en una familia, o quién está supuesto a ser sumiso y quién está supuesto a ser fuerte. Es puede cambiarse y no es universal. Está definido por la sociedad o la cultura”. El análisis sde género es un proceso de trabajar juntos para reflexionar sobre los papeles de género que existen en una cultura o sociedad.

Tenga en cuenta las suposiciones (las suyas y las de otros), expresadas y no expresadas, que evitan que hombres y mujeres participen, o que causen que diseñemos programas no inclusivos como:
“El trabajo agrícola es trabajo para hombres.”
“Solamente las mujeres deben ocuparse de la compra de insumos para la finca.” 
“El trabajo de un esposo es tomar decisiones para la familia.”
“El trabajo de una mujer no importa.”
“Es mejor si los hombres comercializan el producto en lugares públicos.”
“Solamente las mujeres cocinan y limpian.”

Stewart señaló que el análisis de género es importante por muchas razones: para que esposos y esposas aprendan a apreciar el trabajo del otro; para que las mujeres comiencen a valorar su propio trabajo; para que los miembros de la comundiad sean más efectivos; se capacita a las personas apropiadas; y la carga del trabajo puede compartirse de manera apropiada entre hombres y mujeres en los hogares.

Cuando sse traba de proyectos específicos, el éxito a largo plazo es mucho más probable cuando se hace el análisis de género desde temprano. Antes de lanzar un proyecto, los planificadores deben hacer preguntas sobre los papeles de mujeres y hombres y las responsabilidades, y sobre la propiedad y control de los recursos.

En el proceso del análisis de género, se hacen preguntas sobre los papeles de mujeres y hombres (en la familia, en la finca y en la sociedad); sobre su acceso a los recursos;  y sore su control de los recursos (p.ej. dinero, tierra y animales).

Una forma de tratar el análisis de género es colocar a hombres y mujeres en grupos separados, y pedirles que describan el trabajo que ellos hacen. También en grupos donde todos son hombres o todos son mujeres, pídale a la gente que describa cómo es la vida de una mujer en distintas etapas. Finalmente, haga que las mujeres hagan un mapa del poblado, luego haga que los hombres hagan un mapa de la misma área. Comparta las respuestas en un grupo grande, con la ayuda de un facilitador. Si las percepciones de los hombres y de las mujeres son distintas, será claro. El ejercicio de mapeo ayudará a ilustrar qué es lo que mujeres y hombres encuentran importante en su comunidad.

Utilizando dibujos o fotos de una persona haciendo actividades agrícolas, haga que los participantes del taller indiquen quién por lo general las hace en una finca: ¿hombres o mujeres? (Para evitar introducir un sesgo, para cada actividad, ya sea haga dos juegos de dibujos – uno de una mujer y el otro de un hombre—o use todas las fotos de una mujer). Haga lo mismo con los dibujos de los recursos. ¿Quién los utiliza, y quién es el dueño de ellos? La sección “Recursos adicionales” al final de este artículo incluye herramientas útiles que pueden ayudarle con el análisis de género.

Importancia de la sensibilidad cultural

EDN 134 Figure 3

Figura 3. Esposo y esposa, productores tanzanos, clasificando vainilla y mostrando su cosecha. Fuente: Stacy Reader

Observe que en algunas culturas quizás tenga que dar algunos pasos pequeños culturalmente apropiados. Trabajando en Tanzania con una comunidad dominada por hombres, Stacy Reader aprendió que era necesario tener extrema precaución al conversar sobre la dinámica de género. Stacy comentó, “No se permitía grupos multi-género, o los hombres potencialmente podrían castigar a mujeres extrovertidas. Algunas veces incluso si se escuchaba que las mujeres se reunían para hablar sobre las relaciones de género, los hombres castigaban a las mujeres que asistían. Así que [mi mentora] a menudo convocaba a las mujeres para reuniones en la escuela y hablar sobre la educación de los niños, y luego agregar un poco sobre la dinámica de género y dar a las mujeres espacio para hablar”. Se puede hacer mucho daño si las normas sociales no se respetan al inicio. En algunas culturas, orientación de mujer a mujer podría ser la mejor manera para que las mujeres se fortalezcan y animen unas a otras. Joel Matthews, profesor de Tecnología de Ingeniería en Diablo Valley College, compartió algunos comentarios después de leer el artículo original sobre la participación de las mujeres en la agricultura en EDN 134.

“Resalto lo que dijo Laura Meitzner sobre la no existencia de absolutos en términos de comportamiento de género. Está verdad se refuerza por el contraste entre las experiencias de Laura en cuanto a hombres y mujeres trabajando juntos en Asia, y las experiencias de Stacy Reader en cuanto a la separación entre hombres y mujeres [en un contexto] en Tanzania.

“Como antropólogo cultural debo recordarle a la gente que, si apoyamos el concepto de relatividad cultural (ninguna cultura tiene la capacidad objetiva de interpretar y criticar los valores de otras sociedades), entonces debemos reconocer que este concepto funciona en ambos sentidos. En otras palabras, aún nuestros supuestamente superiores ideales igualitarios no deben considerarse como absolutos. Esto significa que debemos siempre ser cuidadosos de no imponer nuestros ideales, aunque sean bien intencionados, a otros. Esta imposición ocurre cuando organizamos 'reuniones de poblados' donde insistimos en que hombre y mujeres unan fuerzas. Claramente, tal como lo observa Reader, tales reuniones se consideran inapropiadas [en un contexto] en Tanzania.

“He observado a muchos facilitadores del desarrollo bien intencionados imponiendo reuniones mixtas en contextos donde tal mezcla es inapropiada, pero este 'arrollamiento' de los valores de la comunidad es permitido, incluso alentado, cuando creemos que nuestros valores son superiores a los de ellos. Es fácil imaginar que si los tanzanos siguieran nuestra dirección podrían alcanzar el tipo de sociedad igualitaria que nosotros imaginamos para ellos. Esta es un área difícil de resolver, sobre todo cuando las mujeres son oprimidas, lo cual sucede a menudo. Sin embargo, mi experiencia en África occidental me ha enseñado que forzar a hombres y mujeres a asistir juntos a reuniones en última instancia daña a las mismas mujeres que queremos ayudar. Esto es particularmente cierto en regiones de África occidental donde hombres y mujeres operan en organizaciones separadas y paralelas. 
“En Níger, donde realicé gran parte de mi investigación, los hombres y mujeres exitosos desarrollan sus relaciones sociales y operaciones de negocios en el contexto de pequeñas asociaciones de voluntarios. Entre las mujeres Hausa de Níger, éstas son mucho más exitosas que las asociaciones de hombres. Uno de los peligros de forzar reuniones mixtas para planificación del desarrollo en este contexto es que los hombres pueden tomar fácilmente el control de lo que anteriormente habían sido empresas de mujeres altamente exitosas. 

“De esta manera, sugiero que en algunos contextos, hombres y mujeres pueden funcionar en sociedades separadas, no porque a las mujeres se les haya negado el control conjunto con los hombres sobre los recursos, sino porque las mujeres no quieren arriesgarse a perder el control de los recursos que ya manejan. Uno de los precursores más importantes para el desarrollo sostenible e igualitario es comprender que es lo que ya existe y por qué las cosas son como son. Una vez que se entiende esto, puede que se descubra que, en vez de ser casuales, las costumbres están basadas en decisiones informadas”.

Joel abordó estos temas en un artículo publicado por Taylor and Francis.

Limitantes que las mujeres pueden encontrar

Qué pasa si tus observaciones, junto con las respuestas de la comunidad a tus preguntas, muestran que las mujeres están subrepresentadas y que sus habilidades son subutilizadas? Para comprender por qué podría ser este el caso, ayuda mucho entender algunos de los factores que pueden ser especialmente desafiantes para las mujeres cuando se trata de la agricultura. Estos pueden comprender: 

Percepciones erróneas. En muchos lugares, la gente asocial el término “productor” con hombres. Esta percepción errónea es perpetuada por folletos y anuncios comerciales si estos usan solamente fotografías de hombres para representar productores. La noción puede inculcarse más en la mente de la gente cuando todos los agentes de extensión en un área son hombres. 

Además, puede que la gente no piense en los huertos caseros o en la producción de alimentos para el hogar (los que a menudo son realizados por las mujeres) como “producción”, debido a la ausencia de un componente de dinero en efectivo o comercial.

Algunas veces las autopercepciones de una mujer necesitan cambiar antes de que ella pueda tomar un rol más activo. Si una mujer ha pasado toda su vida escuchando que no es capaz, o si no se le han dado oportunidades para tomar decisiones, puede mostrarse vacilante para comenzar a hacerlo. Los roles tradicionales de un esposo y esposa puede ser que la mujer no esté acostumbrada a tomar cierto tipo de decisiones. 

Poco acceso a la tierra. A menudo, las mujeres tienen menos derechos a la tierra y menos seguridad en la tenencia de la misma. Algunas veces las mujeres trabajan en tierras abiertas y ociosas pero pueden no ser reconocidas como productoras porque no poseen tierra. 

Inaccesibilidad a la capacitación. Las reuniones y capacitaciones relacionadas con la producción pueden realizarse en fechas y lugares programados lo que dificulta a las mujeres participar en ellos. Cualquier tiempo dedicado a una reunión puede significar que algo no se esté haciendo, como por ejemplo el procesamiento de alimentos o la preparación de comidas. La falta de alguien para el cuidado de los niños también puede convertir en inaccesibles las capacitaciones.

Discriminación. Dentro de algunas comunidades existe discriminación de género explícita.

Falta de alfabetismo y educación en matemática. Puede que las mujeres hayan tenido menos oportunidades para aprender a leer o trabajar con números lo que les hace difícil el acceso a la información sobre producción. Los folletos y anuncios comerciales que se basan en palabras escritas pueden ser inaccesibles a muchas mujeres.

Invisibilidad del trabajo de las mujeres. En Learning Together, Susan Stewart describió la invisibilidad del trabajo de las mujeres: “…los hombres y mujeres del poblado tienden a no valorar el ttrabajo de las mujeres. Como un reflejo de este problema, algunas veces los programas de desarrollo no consideran en su planificación los roles tanto de hombres como de mujeres en la agricultura.” Aunque talvez no directamente involucradas en la actividad económica agrícola, las extensas actividades de las mujeres dentro y alrededor del hogar significan que ellas “… [juegan] un papel vital en la producción de cultivos, aún cuando no siempre [estén] en los campos.” Pasar por alto y/o menospreciar los “roles de las mujeres solamente afecta a la comunidad ya que esta pierde la mitad de los recursos disponibles para lograr una apropiada solución a sus problemas. Es como una bicicleta con dos ruedas. Nadie nota que ambas son útiles hasta que se desinfla una de ellas.”

Surgimiento de la agricultura comercial. Ratakarn Arttawuttikun (Wah), gerente del banco de semillas en el Centro de Impacto Regional de ECHO en el sudeste de Asia, ha observado impactos negativos de la agricultura comercial en la calidad de la participación de las mujeres en la agricultura. Al respecto, ella comentó, “El surgimiento de la agricultura comercial ha causado un incremento en la participación de los hombres en la agricultura, especialmente en lo que se refiere a su autoridad en los papeles de toma de decisiones en la finca. Los hombres generalmente deciden cuales insumos agrícolas tales como fertilizantes, herbicidas o plaguicidas deben comprase al igual que los equipos, como cosechadoras de arroz. 

“La agricultura comercial ha disminuido el papel de las mujeres que anteriormente trabajaban al lado de los hombres con iguales papeles y respeto. Tradicionalmente, el trabajo de las mujeres en los campos era igual al de los hombres independientemente de la tarea (p.ej., siembra, cosecha)”. Ahora, expresó Wah, las mujeres que trabajan en la agricultura tienden a efectuar trabajos menores y obtener menores ingresos. “En las comunidades, hay algunas mujeres trabajando en la agricultura, pero con la presencia de la agricultura comercial ellas trabajan en estas fincas comerciales desarrollando tareas tales como limpieza de maleza y siembra de arroz. Se las contrata como trabajadoras agrícolas porque no poseen sus propias tierras o derechos [esto aplica para una comunidad mayoritariamente compuesta de migrantes]. Como resultado de esto, su ingreso es menor que el de los hombres que trabajan haciendo lo mismo. El número de mujeres involucradas en agricultura/huertos integrados disminuyó debido a la mejora en los medios de transporte y el acceso al mercado. Las mujeres pasaron de ser principalmente productoras a consumidoras de sus alimentos”.

Abordando los retos

Una vez que usted tenga una idea de cómo trabaja la dinámica de género en su comunidad y entienda de alguna manera el porqué los hombres y las mujeres interactúan en la forma que lo hacen, usted puede comenzar a alentar deliberadamente el involucramiento de mujeres y hombres. A continuación se presentan algunas sugerencias para alentar una mayor participación de las mujeres.

EDN 134 Figure 4

Figura 4. Productores tanzanos cosechando juntos frijoles. 
Fuente: Stacy Reader

Esté atento al modelo que usted representa. De qué manera su propio hogar demuestra igual valor para las mujeres y los hombres? Comparten tareas pesadas? No subestime la influencia que esto puede tener! Otras personas pueden estar observando de cerca la vida en su hogar para ver posibles formas en que hombres y mujeres pueden asumir roles no convencionales.

Busque puntos de entrada. Busque ejemplos en la cultura local en donde las mujeres ya juegan un papel fuerte, o en donde el cambio está sucediendo y las mujeres estén siendo incluidas. Por ejemplo, Rick Burnette compartió que en algunas partes de Asia las mujeres a menudo manejan las finanzas de la familia. Esto podría ser significativo cuando se promueven microempresas, microfinanzas y mercadeo. Comience con lo que esté funcionando.

Alentar incluso cambios pequeños. Wah comentó, “En las situaciones comunes de la vida diaria, alentar a las mujeres productoras a cultivar sus propias hortalizas, a mejorar el suelo con el uso de bokashi a partir de sobras, o a consumir frutas dulces y frescas después de cosechar el arroz en sus campos. Estos son cambios pequeños pero significativos”.

Cambie las autopercepciones de las mujeres trabajando estratégicamente con ellas. Stacy Reader trabajó en Tanzania con un grupo mayoritariamente formado por mujeres pastoralistas que carecían de confianza en ellas mismas pero que estaban preocupadas acerca de la nutrición de sus hijos. Ella comentó, “converse con ellas sobre como una mejora en la salud de ellas y de sus niños les ayudaría a no estar tan cansadas (en donde yo estaba muchas mujeres padecían de brucelosis) por lo que ellas comenzaban a establecer pequeños huertos medicinales/nutricionales alrededor de sus hogares. Luego querían proteínas de huevos de gallina para sus niños por lo que empezaron a criar gallinas. Esto continuó expandiéndose (del hogar hacia afuera) a partir de ahí, orgánica y naturalmente. En esa situación, usar algo por lo que esas mujeres ya sentían mucho interés para alentarlas o mostrarles su valor fue clave para el éxito en cuanto a hacer oír sus voces para la salud de ellas y de sus hijos”.

Permitir a las mujeres participar en reuniones. Para aumentar la participación de las mujeres, Laura Meitzner Yoder sugirió que primer usted invite a mujeres, luego pregúnteles específicamente cuándo y donde les gustaría reunirse. Ella comentó, “Uno de los errores clásicos es realizar reuniones cuando es imposible para las mujeres participar. En algunas regiones si usted fuera a sostener una reunión en las mañanas, ellas no acudirían ya que deben realizar temprano las labores diarias del hogar.

“He tratado de incluir a mujeres pero ellas no asisten a las reuniones!”
  • Pregunte a las mujeres por qué no asisten a las reuniones.
  • Pregunte a las mujeres cuando y donde preferirían reunirse.

“Si usted está interesado en la participación de las mujeres no suponga que ellas asistir de acuerdo a tu horario de lunes a viernes y de 9 a 5 o que ellas viajarán para llegar ahí. Pregunta de forma abierta, “Dónde y cuándo le gustaría que se realizara la reunión?”. Puede ser que las mujeres no puedan viajar hasta una oficina o centro de capacitación, pero pueden desear asistir a eventos realizados en su propio poblado. En los poblados pequeños pueden expresar, ‘Por la noche [cuando los niños ya han sido alimentados y no están ocupadas preparando los alimentos del día], en la cocina de alguien.’ Cambiar la hora, el sitio y el formato de las reuniones requiere de flexibilidad de parte de los trabajadores de extensión pero podría hacer toda la diferencia cuando se trata de hacer posible la participación de las mujeres. 

Nuevamente, dependiendo de donde usted viva, las reuniones por la noche puede que no sean ideales, comentó Angela Boss, “En algunas culturas las mujeres no pueden abandonar el hogar por la noche o no pueden salir del hogar sin un acompañante masculino. La planificación participativa de las actividades de capacitación es ideal para asegurar un involucramiento equitativo de hombres y mujeres.

Algunas veces los hombres acuden a las reuniones de extensión agrícola mientras que las mujeres trabajan más en las labores agrícolas. Las razones para esto pueden variar, Laura Meitzner Yoder comentó al respecto: “Si tus trabajadores de extensión son hombres en su mayoría puede que tengan menos dificultades hablando con otros hombres. Además, algunas veces ser invitado a una reunión del gobierno es algo que tiene un elevado estatus; es probable que le brinden alimentación y tal vez le paguen. Si usted está en una sociedad en donde las cosas con mayor estatus se le otorga a los hombres, puede que ellos sean los invitados.

Tenga cuidado al considerar los compromisos diarios de las mujeres cuando planee una sesión de capacitación. Puede que sea imposible para una mujer asistir por un período prolongado de tiempo. Rhoda Beutler señalaba que en comunidades en donde las mujeres dependen de los ingresos diarios generados por a venta en el mercado local estas no pueden pasar días completo de forma consecutiva en capacitación. “Considere la actividad económica de la gente cuando planifique,” advirtió. Brian Flanagan está de acuerdo con esto, al respecto comentó, “Mi experiencia en áreas rurales de Haití fue que los días de mercado nunca funcionaban bien con las capacitaciones. Tanto hombres como mujeres a menudo estaban ocupados, pero especialmente las mujeres.

Aún cuando mujeres y hombres están presentes en una reunión la participación de ambos no está asegurada. Laura sugería, “Establezca en sus reuniones formas para que las voces de las mujeres sean incluidas y escuchadas. En algunos lugares todo lo que se necesita es un ‘palo para hablar’; usted puede hablar solamente cuando esté sosteniendo el palo para hablar, y si usted es hombre deben pasárselo a una mujer quien a su vez se lo pasa a un hombre. Cada persona debe hablar antes de devolver el palo”.

Cuando dirija una reunión debe saber que comportamientos sutiles pueden trabajar desapercibidamente en contra de la equidad de género. Jan Disselkoen, ahora retirado de World Renew, compartió con nosotros sobre una memorable experiencia que tuvo en Níger: “Hombres y mujeres siempre se sentaban en sitios separados – eso fue casi imposible de cambiar. Pero noté que cuando los facilitadores masculinos le hablaban al grupo estos nunca miraban hacia la sección de mujeres. El contacto visual se realizaba totalmente con los hombres –y ellos se preguntaban por qué las mujeres nunca respondían a sus preguntas! Ellos se pusieron un poco a la defensiva cuando hice esta observación, pero modificaron su comportamiento con el resultado de que las mujeres comenzaron a participar más.”

Impulsar la alfabetización, using locally available resources. Jan Disselkoen shared some thoughts with me about literacy, based on her thirty years of experience. “If there's a common thread in how World Renew approaches literacy these days, it's using and linking people to the materials and programs that the government and other groups have developed in their country. In the early days, especially in countries where no such materials or programs existed, we created our own materials. 

“Crear tus propios materiales de alfabetización a partir prácticamente de nada consume tiempo y es caro. La capacitación en alfabetización también es intensiva y consume tiempo a los participantes. Ellos tienen que asistir a clases al menos cuatro veces a la semana y toma por lo menos de seis a ocho meses antes de que aprendan realmente a leer de forma aceptable — y toma de seis a ocho meses más antes de que el nivel de lectura sea lo suficientemente elevado para que la gente se mantenga sin tener que asistir a clases. Esto requiere de mucho compromiso tanto de parte de los voluntarios como de los participantes. Sin embargo, esta intensidad tiene un maravilloso efecto secundario. En cada programa de alfabetización para mujeres que he observado los impactos sociales que resultan de reunirse y hablar con otras mujeres en la comunidad sobre algo que no sea lo rutinario son enormes. Y aún si las mujeres no tienen muchos sitios para usar realmente su alfabetización, el aumento de la autoestima por haber aprendido a leer es significativo.

“Otra cosa que por lo común hacemos para promover la alfabetización es crear bibliotecas de caja de manera que los materiales de lectura estén disponibles en las comunidades y que la gente pueda mantener sus niveles de alfabetización. Las clases y los materiales de alfabetización son, por supuesto, formas de promover otras cosas como la agricultura y la salud. Pero encontré que lo que realmente motivaba a la gente a aprender a leer y escribir en su propio idioma era o bien religioso (p.ej., querer leer la Biblia) o cultural (grupos marginales como los tuareg en Níger tenían un deseo muy fuerte de mantener su idioma e incluso habían creado su propio alfabeto). En Sierra Leona nuestros libros más populares eran historias de los jefes, historias y canciones, y libros de proverbios locales”.

Cuando varias mujeres de una comunidad saben leer, pueden aprender y compartir información con otras mujeres.  Stacy Reader comentó, “Encontré un libro medicinal ANAMED en Swahili para las mujeres con quienes trabajaba; las pocas de ellas que sabían leer lo leían a las otras y todas aprendieron juntas, de manera que yo no era la que siempre compartía la información."

Recursos de extensión no escritos. La alfabetización es importante, pero cuando se incorporen textos en los materiales de extensión utilice términos simples que sean fáciles de leer. La extensión agrícola puede además hacer uso de fotos, dibujos, y otros medios para comunicar material técnico en formas que personas analfabetas puedan entender.

Las transmisiones de radio son una buena opción no escrita para la extensión. Farm Radio International posee Paquetes de recursos (104 de ellos!) en una amplia gama de temas, todos dirigidos hacia los pequeños productores. Los libretos de radio pueden adaptarse a las condiciones locales. 

La instrucción digital puede ser útil en donde esté disponible (pero tenga en cuenta que las mujeres a menudo carecen de acceso a la tecnología en comparación con los hombres). Varias organizaciones que comparten información en video en línea están listadas al final de este artículo en la sección de “Recursos adicionales”.

Involucre a mujeres como extensionistas y productoras líder. No obstante el involucramiento integral de las mujeres en las actividades productivas, usted puede encontrarse con que la mayr+ia de agentes de extensión en su área son hombres. Mientras trabajaba en Haití, Rhoda Beutler me expresó, “Organizamos una conferencia en Haití y al menos dos veces pedí en la carta de invitación que cada organización enviara a un hombre y a una mujer. Cada vez, el porcentaje real de mujeres que asistieron era entre el 10% y el 25%. Una organización llamó y dijeron, ‘En verdad no tenemos a ninguna mujer en nuestro equipo agrícola,’ por lo que enviaron a dos hombres. Otros solamente enviaron a dos hombres sin contactarnos al respecto. ” 

“He intentado contratar mujeres como agentes agrícolas, pero nunca aplican para los empleos.”
  • Pregunte a las mujeres que conozca que les impide aplicar y que es lo que convertiría en factible dicho empleo.
  • Pregunte a miembros de agencias que cuentan con mujeres como empleadas en agricultura entre su personal qué es lo que hacen para contratar, desarrollar y alentar a los miembros de su personal que son mujeres.
  • Considere ayudar para establecer una guardería infantil para que las mujeres puedan aceptar y realizar el trabajo.

La organización de Angela Boss, World Renew, busca y trabaja con “productores líder.” Ella señaló que si usted quiere mujeres como productores líder también debe priorizar a las mujeres como agentes de extensión. Pero sea sensible cuando contrate a personal y mujeres voluntarias! Esté dispuesto a invertir en nuevas formas de hacer factible una posición. Angela describió una organización en Níger que presupuestaba dinero adicional para que las mujeres tuvieran chaperones especialmente cuando les tocaba viajar de un día para otro. En el sur de África, MCC facilitó una nana para una mujer contratada para promover Agricultura de Conservación para que ella llevara a su bebé en los viajes de extensión.

Angela sugirió, en el caso de un acuerdo para productor líder (ya sea hombre o mujer), que la organización contratante solicite que la documentación sea firmada por el cónyuge y sea devuelta después de una semana. Esto ayudaría para promover la comunicación y la consideración familiar.  

Cuando considere a mujeres para posiciones de liderazgo tenga cuidado de no sobreprogramar. Una consecuencia no deseada al tratar de involucrar a mujeres en comités puede ser una sobrecarga de trabajo. ¿Cuántas reuniones son realmente necesarias?

TN 89 Figure 5

Figura 5. Namesri Jaka dirigiéndose a realizar un trabajo de extensión/capacitación con mujeres. Fuente: Rick Burnette

No es siempre el caso de que las mujeres estén subrepresentadas en posiciones de liderazgo. Rhoda Beutler recibió comentarios de alguien que trabaja en el área de desarrollo agrícola que algunas de sus mejores líderes/animadoras eran mujeres y que donde el trabajaba en Haití las mujeres eran aceptadas como líderes y sus voces eran escuchadas. El miembro del personal de ECHO, Bran Flanagan, que trabajó en Haití por muchos años, ha observado la misma dinámica en su trabajo.

Ayudar a las mujeres a obtener acceso a la tierra. Abogue con los líderes de la comunidad en lo relacionado al acceso a la tierra por parte de las mujeres.  El artículo de Laura Meitzner Yoder “Resource Rights” de EDN 106 resalta la importancia de ls derechos a la tiera cuando se trata de agricultura.

Brindar opciones para el cuidado infantil. El cuidado infantil puede tener una importancia clave para alentar y permitir el involucramiento de las mujeres en la agricultura. Laura Meitzner Yoder compartió un estudio de caso de un grupo de mujeres cerca de Hyderabad, India. Las mujeres pasaron por un largo proceso para convertirse en autosuficientes en cuanto a alimentación. Ellas no poseían tierras y eran desesperadamente pobres. Finalmente solicitaron y recibieron tierras por parte de terratenientes que no querían pagar impuestos por ellas –pero la tierra no tenía capa vegetal y nada podía cultivarse ahí. Las mujeres pasaron doce años mejorando la tierra, acarrearon sedimento desde el río y construyeron muros de piedra. Luego, cuando finalmente podían sembrar, debían encontrar semillas entre las mujeres mayores de la comunidad. 

Las mujeres plantaron cultivos apropiados para el clima seco –que pudieran desarrollarse en suelos pobres y sin irrigación. Actualmente la comunidad es autosuficiente en alimentos y la mayoría de las mujeres poseen algo de tierra.

Laura compartió, “Les dije, esta es una historia fascinante. Ustedes tuvieron que conformar el suelo, tuvieron que obtener las semillas. ¿Qué hizo posible esta transformación agrícola, esta soberanía alimentaria? La respuesta fue, ‘el Pre-escolar.’ Decidieron formar una cooperativa para cuidado infantil, haciendo turnos para cuidar a los niños. Los bebés estarían con ellas, en sus espaldas. Pero los niños en edad de pre-escolar necesitaban de su atención en el hogar y no podían estar en el campo porque no podían deambular muy lejos. De manera que se unieron y decidieron formar su propio jardín infantil. El cuidado infantil es muy exigente! Ellas expresaron, ‘Cuando nos dimos cuenta que nuestros niños estaban bien cuidados y felices, entonces pudimos hacer este trabajo”.

La preocupación por el cuidado infantil también existe para las mujeres que trabajan como agentes de extensión. Una organización puede comprensiblemente tener dudas para asignar a una mujer para viajar si esta tiene niños de corta edad en casa (aunque Rhoda Beutler señaló que esto también puede ir en otra vía si el hombre es el principal proveedor de cuidados en una familia). 

Pida retroalimentación a las mujeres. Busque maneras de involucrar a las mujeres en todas las partes del proceso agrícola. Por ejemplo, los insumos que brindan las mujeres son importantes cuando se trata preguntas de investigación. La gente tiende a tener fuertes preferencias cuando se trata de alimentos. Cuando se desarrolla un nuevo cultivo, un rendimiento más alto no es necesariamente suficiente, si el sabor o aún el color se perciben como inferiores. A menudo las mujeres son los miembros de la familia que compran y cocinan los alimentos, por lo que su insumo sobre las características deseadas es extremadamente importante. Por ejemplo, Angela Boss compartió, “Cuando introdujimos nuevas variedades de frijol en la República Centroafricana, una de las consideraciones clave más allá del rendimiento y la comercialización era el tiempo para cocinarlos. Las mujeres hacen la mayor parte de la recolección de leña de manera que las variedades de frijol que se cocinan relativamente rápido era un factor importante para las mujeres. Cocinar más rápido significaba que se consumía menos leña.”

Jan Disselkoen coincide en la importancia de los insumos de las mujeres cuando se decide sobre variedades de cultivos. En Níger encontró un supuesto de que si los hombres tradicionalmente manejan los cultivos, ellos deberían de decidir cuales variedades cultivar. Ella expresó, “Los poblados estaban probando variedades de maíz de 3 meses para decidir cuales multiplicar para obtener semillas y sembrarlas en sus fincas. El trabajador de campo hizo un ejercicio con el grupo de hombres para decidir cuál variedad multiplicar. Cuando regresó a la oficina mi colega le preguntó cual variedad preferían las mujeres. Él regresó a los poblados e hizo el mismo ejercicio con mujeres. Resultó que la variedad que los hombres habían escogido necesitaba un tiempo adicional significativo para aporrearlo. La primera y segunda escogencia de los hombres eran muy parecidas, y su segunda escogencia coincidía con la primera escogencia de las mujeres por lo que era obvio para ellos que debían efectuar un cambio.”

Global Rice Science Partnership (GRiSP) tiene una estrategia de género para empoderar a las mujeres. De acuerdo con un artículo publicado en la revista Spore, “El término ‘empoderamiento’ incluye el aumento del rol de las mujeres en el diseño, experimentación y evaluación de la investigación agrícola para el desarrollo, así como también un mayor acceso a los recursos (insumos, conocimientos y tecnologías mejoradas) y control sobre la producción )el arroz cosechado y los productos procesados)”. El artículo incluía esta declaración: “Todos los científicos están conscientes de que las tecnologías no son neutrales y que los hombres y las mujeres pueden adoptar o rechazar la tecnología desarrollada”. Por esta razón, los científicos están trabajando con mujeres para identificar necesidades específicas.”

TN 89 Figure 6

Figura 6. Una mujer conduciendo una bicicleta dirigiéndose al mercado a vender una cosecha que anteriormente su esposo habría sido quien la vendiera. Fuente: Fairuza Mutesi

Hacer énfasis en prácticas agrícolas integradas de menor escala. En Tailandia, Wah alienta un movimiento continuo hacia la producción a nivel del hogar que fortalezca el papel de las mujeres en la agricultura. “La agricultura orgánica y las prácticas agrícolas integradas, que están creciendo en algunas regiones, especialmente a través de los huertos de traspatio, permiten a las mujeres acceder a papeles más importantes que la agricultura comercial ha desplazado. 

“La agricultura de traspatio crea una oportunidad para la generación de ingresos así como también para un aumento de los ahorros del hogar. Aunque existe un número creciente de huertos de traspatio e integrados, aún no están al nivel en que se encontraba la agricultura tradicional antes del surgimiento de la agricultura comercial”. 

Wah sugirió apuntar primero a la suficiencia alimentaria. “La autosuficiencia [en términos de producción de alimentos] le ayuda a las mujeres a reducir sus gastos. Es deseable consumir lo que usted produce por su cuenta. Si una mujer obtiene excedente de producción, lo puede vender o compartirlo con la comunidad”.

Potenciar las fortalezas de las mujeres estableciendo relaciones. Wah comentó, “Forjar relaciones y participación en la comunidad es una variable muy importante para el cambio. Si una comunidad tiene una base de unidad, experimentará resultados más rápidamente que otras comunidades”. Añadió que las mujeres tienden a forjar relaciones con más facilidad que los hombres debido a la actividad compartida. “Se pueden forjar relaciones entre mujeres al comer juntas, trabajar juntas, participar en grupos de tejedoras y a través de otras actividades que realizan juntas”.

Wah también sugirió, “Alentar a las mujeres a usar los recursos en la comunidad que puedan beneficiar a todos, incluyendo el cultivo de hierbas medicinales, a menudo hierbas autóctonas, las cuales no tendrán entonces que obtenerse fuera de la comunidad. Solamente experimente para ganar experiencia—aliente a las mujeres a investigar por su cuenta e invítelas a compartir y extender a la comunidad lo que aprendieron”.

TN 89 Figure 7

Figura 7. Una familia trabajando junta en su parcela de maní. Fuente: Edward Nkwirize

Producir como familia. Angela Boss sugirió ser intencional en la forma en que usted habla sobre la producción. Por ejemplo, el eslogan “Producir como familia” tiene una connotación muy distinta al de “La producción es un negocio.” En una familia, algunos miembros pueden hacer la mayor parte del trabajo mientras que otros toman más decisiones. ¿A quiénes dirigirá usted la capacitación? Un enfoque es capacitar a toda la familia.

Angela añadió, “Recuerde que 'igual' no signfica 'mismo'. Hay espacio para distintos roles—pero la comunicación y la toma de decisiones en conjunto son clave!”

Sara Delaney está de acuerdo con la importancia que reviste la agricultura como familia. Luego de leer el artículo en EDN 134, she escribió, “Trabajar con toda la familia es algo que en Episcopal Relief & Development hemos estado tratando de hacer más a menudo cuando diseñamos nuestros programas para pequeños productores”. Y añadió: 

“Es cierto que cada uno de los miembros de la familia por lo general tiene papeles designados en los campos, los huertos, en la casa y en el mercado. Estamos descubriendo que trabajar con ellos, el lugar de en su contra, o sin conocerlos, es realmente importante. Desde este punto de partida podemos sostener discusiones sobre cómo estos papeles podrían potencialmente cambiarse. 
“En febrero, participé en una actividad organizada por Lutheran World Relief (LWR), como parte de su iniciativa Learning for Gender Integration (Aprendiendo sobre integración de género). Trabajé con un pequeño equipo para evaluar un proyecto que ellos recién habían concluido en Uganda. El proyecto ‘Namubuka’ se desarrolló del año 2013 al 2016, y utilizó el enfoque ‘La agricultura como negocio familiar’ (Farming as a Family Business -FaaFb) para enfocarse en asuntos de género en las comunidades, con la meta de mejorar la seguridad alimentaria e ingresos de la familia en general. La metodología FaaFb involucró una serie intensiva de capacitaciones y conversaciones a lo largo del proyecto. Juntos, esposos y esposas aprendieron y discutieron sobre los papeles de género en el hogar, los papeles en la agricultura y conceptos generales de negocios incluyendo presupuesto y mercadeo del hogar. 

“No pude llegar a ver esas sesiones de capacitación, pero sí vi los resultados. Para evaluación, usamos una combinación única de PhotoVoice y Most Significant Change (dos metodologías que vas más allá de la encuesta tradicional; conozca más sobre ellas en enlaces que se encuentran aquí), in a ten-day process. Participants shared, in their own words, what changed for them as a result of the project. Both project staff members and farmers confirmed that a lot had changed. Men and women showed us daily activity timelines that they had recorded both before and after the trainings. The differences were striking.

“La mayor diferencia fue que, después de las capacitaciones y conversaciones de FaaFb, los hombres estaban trabajando mucho más con las mujeres tanto en tareas agrícolas como del hogar (preparando la cena, acarreando agua, etc.). Todavía había actividades consideradas como 'de hombres' y 'de mujeres', pero había más intercambio, y lo papeles estaban basados más en capacidades y fortalezas individuales que solamente en la tradición. 

TN 89 Figure 8

Figura 8. Esposo y esposa trabajando juntos para transportar su cosecha de yuca. Fuente: Janat Mutesi

“La retroalimentación en general de los participantes del proyecto fue de que las cosas estaban mejor, tanto en términos de la producción agrícola como la vida familiar. Cuando observamos algunos de los datos provenientes de la evaluación más amplia del proyecto pudimos ver que esto era cierto – por ejemplo, ¡la producción de maíz de las mujeres aumentó en un 195% y su producción de frijoles en un 430%! Las mujeres aumentaron sus ingresos totales en un promedio de 125%. Disfrutamos observando fotografías de los cambios tomadas por los productores – desde mujeres usando bueyes y arado por primera vez hasta hombres acarreando su propia agua para bañarse, hasta familias reuniéndose para planear presupuestos. Algunas de estas son cosas que ellos pensaron nunca verían – y yo tampoco.

“Tal como lo dijo Ángela, la comunicación y la toma de decisiones en conjunto son clave. Algunos de los materiales del proyecto FaaFb son guías de discusión útiles que podrían ser buenos puntos de partida [ver la sección de Recursos Adicionales para acceder a enlaces]. Mi mayor aprendizaje es que ni los hombres ni las mujeres pueden considerarse aislados cuando se trata de producción familiar. Incluso si esto toma más tiempo, trabajar con familias puede llevar a un mayor cambio positivo de largo plazo”.
 

Conclusión

Las mujeres a menudo enfrentan retos que limitan su participación en las actividades de extensión y su acceso a los recursos. El proceso de análisis de género puede ayudar a revelar la dinámica de género en una comunidad. Cuando comprendemos algunos de los limitantes que enfrentan las mujeres, podemos dar pasos hacia una mayor inclusión de ellas.

Sin embargo, la inclusión de las mujeres no significa exclusión de los hombres. Más bien, nuestra meta es una sociedad en la cual hombres y mujeres trabajen juntos por el bien de sus familias y de la comunidad. De esta manera todos nos beneficiaremos. 

Referencias

Arttawuttikun, Ratakarn. Comunicación personal. Marzo 2017. 

Beutler, Rhoda. Comunicación personal. Noviembre de 2014.

Boss, Angela. Comunicación personal. Noviembre de 2015.

Delaney, Sara. Retroalimentación de ECHO Community. Febrero 2017.

Disselkoen, Jan. Comunicación personal. Octubre de 2013 y Enero de 2017.

FAO. 2011. “Women in Agriculture: Closing the gender gap for development,” Estado Mundial de la agricultura y la alimentación 2010-2011. Roma.

Gill, T.B., R. Bates, A. Bicksler, R. Burnette, V. Ricciardi, y L. Yoder. 2013. “Strengthening Informal Seed Systems to Enhance Food Security in Southeast Asia.” Journal of Agriculture, Food Systems and Community Development 3(3): 139-153. http://www.agdevjournal.com/volume-3-issue-3/340-strengthening-informal-seed-systems-se-asia.html?catid=133%3Aopen-call-papers

Matthews, Joel. Retroalimentación de ECHO Community. Enero 2017.

Meitzner Yoder, Laura. Comunicación personal. Noviembre de 2014.

Reader, Stacy. Comunicación personal. Diciembre de 2016.

Stewart, Susan. 1998. Learning Together: The Agricultural Worker’s Participatory Sourcebook. Heifer Project International and Christian Veterinary Mission.

Thorp, Susanna, with Afiavi Rita Agboh-Noameshie. 2015. “Empowering Africa’s Women through Rice” Spore 174 (February – March de 2015)

Van Vark, Caspar. 2013. “Improving access to services for women in agriculture.” The Guardian 25 de septiembre de 2013.

Recursos adicionales

INGENAES (Integrating Gender and Nutrition within Agricultural Extension Services).  http://ingenaes.illinois.edu/. ECHO se ha beneficiado de sus recursos, también recomendados por Angela Boss. Ver en especial las hojas de actividad de capacitación de género bajo la página “Apply Tools”. 

80 Tools for Participatory Development, por Frans Geilfus. http://repiica.iica.int/docs/B1013I/B1013I.pdf Angela Boss menciona ésta como su herramienta favorita para el desarrollo participativo. Está disponible en inglés y español. El Capítulo 7 (p.131) posee herramientas de género, cada una con una descripción de una página sobre como usar la herramienta y un diagrama de una página mostrando una herramienta completada.

Equidad de género en la extensión agrícola. 2015. ECHO resumen de MEAS Brief #2. Technical Note on Applying Gender-Responsive Value-Chain Analysis in Extension and Advisory Services. MEAS 

Advancing Women in Agriculture through Research and Education (AWARE) recursos en línea e informes recopilados por el programa AWARE de la Universidad de Cornell el cual se enfoca en el empoderamiento de las mujeres en la agricultura. 

Digital Green comparte vídeos cortos y útiles.

SAWBO (Scientific Animation without Borders) comparte vídeos cortos y útiles.

Access Agriculture (www.accessagriculture.org/home) es un “ONG internacional que alienta el uso de vídeos de capacitación para ayudar a los productores a mejorar sus utilidades…los vídeos están diseñados para apoyar la agricultura sostenible en los países en desarrollo.” Los vídeos pueden ser vistos en línea o descargados, también están disponibles las pistas de sonido para ser usadas en estaciones de radio. Se puede solicitar copias de vídeos, las descargas son gratis pero es necesario registrarse para poder tener acceso a ellos. Los vídeos son de alta calidad y están disponibles los libretos de los mismos—de manera que las organizaciones pueden coordinar su traducción a idiomas locales. Muchas versiones de idiomas locales de los vídeos ya están listadas en el sitio en la red y están disponibles para su descarga. Los archivos de video para descargar están en formato mp4 y los archivos de sonido están en formato mp3. El sitio Access Agriculture recomienda un reproductor multimedia que pueda ser descargado gratis si usted tiene problemas para reproducir archivos en estos formatos. Los vídeos están disponibles en 14 categorías: cereales; raíces, tubérculos y bananos; vegetales; legumbres; frutas y nueces; otros cultivos; ganado; peces; control integrado de plagas; manejo sostenible de la tierra; mecanización; habilidad para los negocios; métodos; y otros.  Se puede usar una función de búsqueda para buscar por tópico, idioma o palabras clave.

Learning for Gender Integration Initiative (LGI) by Lutheran World Relief tiene enlaces con informes de evaluación de LGI, un álbum de fotografías, y una guía de facilitación sobre cómo combinar las metodologías PhotoVoice y Most Significant Change.

Farming as a Family Business Training Manual (FaaFB). 

Gender Action Learning for Sustainability at Scale (GAL).